Identificación biométrica, una herramienta del proceso electoral

Durante las actuales elecciones, en algunos puestos de votación, el voto biométrico hizo parte del proceso democrático.

Está visto que la aplicación de la biometría (tecnología de seguridad basada en el reconocimiento de una característica física e intransferible de las personas, por ejemplo la huella digital) está generando un alto impacto social, especialmente cuando de facilitar la transparencia en procesos electorales se trata.

En efecto, los avances de las tecnologías para identificación biométrica han sido notables durante los últimos cinco años; las unidades de reconocimiento facial, de pupilas y de huellas dactilares ya están incorporadas en una gran cantidad de dispositivos.

Por ejemplo, para evitar el fraude durante las actuales elecciones de autoridades locales y regionales, la Registraduría Nacional implementó sistemas de identificación biométrica en algunos puestos de votación del país.

Por medio de este sistema, un lector de huellas en el puesto de votación, les fue tomada la huella dactilar a casi tres millones de colombianos para que un software obtuviera sus datos biográficos y así validar automáticamente la identificación del sufragante.

Claro que el uso de las tecnologías de identificación biométrica no sólo es para la identificación ciudadana durante losprocesos electorales; también muchas aplicaciones son usadas como soluciones de seguridad en el mercado de comercio electrónico, para la validación de firmas digitales, el marketing personalizado y la seguridad de las ciudades (con la instalación de cámaras que apoyan la labor policíaca para preservar la seguridad de los ciudadanos).

Estos dispositivos de identificación biométrica también empiezan a perfilarse en las grandes ciudades como una pieza clave de la tecnología al servicio de la administración y gestión de la seguridad de muchas entidades gubernamentales, instituciones bancarias y en el área de seguridad nacional. Han empezado a jugar un papel muy importante en el control en zonas fronterizas, puntos de inmigración y aeropuertos, en donde las plataformas de control de pasajeros son revisadas y actualizadas constantemente. La tecnología biométrica ofrece en estos espacios un mecanismo eficiente de identificación, con la capacidad de confrontar datos con cientos de bases de datos disponibles a escala global.

Otro mercado en pleno crecimiento es el de los servicios financieros que han adoptado diferentes aplicaciones para reforzar la seguridad y protección de los datos de sus clientes. Los retiros en cajeros automáticos emplean tecnología sin contacto, las transacciones en línea, protección de bases de datos y accesos remotos a través de tecnología móvil son algunas de las innovaciones que se han implementado en este sector.

En Estados Unidos, por ejemplo, más de tres millones de personas hacen sus compras con identificación dactilar (Pay by Touch) en reemplazo de la tarjeta de crédito, sistema que ha sido implementado en gran número de supermercados. En algunos bancos japoneses se puede sacar dinero de los cajeros con la huella de la mano, y en muchos hoteles del mundo ya hay que pasar el dedo índice por un escáner para poder alojarse.