La industria tecnológica del futuro

Como una inversión por la educación, la compañía implementa la Ruta de la innovación.

A Luis Donoso la memoria le sirve para reproducir una y otra vez los recuerdos en los que su padre aparece soldando, atornillando, cableando y modificando dispositivos; de ellos sigue aprendiendo. Desde niño se interesó por saber esas técnicas para “desbaratar cosas” y sacarles insumos que fueran la base de nuevos elementos, por esa razón fue uno de los alumnos de la Institución Educativa Ciudadela Sucre, que más disfrutó de la Ruta de la innovación de IBM, una iniciativa que tiene la compañía para incentivar el estudio de carreras que aporten al fortalecimiento del sector tecnológico.

Esta consiste en un recorrido por las instalaciones, en el que participarán este año más de 800 estudiantes del grado once de colegios públicos de Bogotá, con el fin de mostrar las posibilidades que tiene la tecnología para darle vida a las ideas. Desde la invención de los primeros relojes de la humanidad hasta la utilidad militar que adquirieron inventos como los binóculos, que se idearon en un principio para espacios culturales como la ópera; son los eventos que hacen parte de las narraciones de un guía que quiere dejar la idea de que todo lo que hoy se conoce fue alguna vez el producto de una innovación.

“Yo desarmé un carro a control remoto y luego armé un barco. Siempre me ha gustado inventar con todos los instrumentos que tengo a la mano”, cuenta Luis, quien afirma que es un televidente asiduo de programas científicos y que su madre se ha convertido en la mayor impulsora de sus experimentos. “En el futuro quiero ser ingeniero electromecánico y esta oportunidad es muy buena porque hemos sido testigos de cómo los expertos hacen lo que algún día muchos queremos hacer”.

Por su parte, María Isabel Mejía, viceministra de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, “estas iniciativas son muy importantes porque hoy tenemos una demanda importante de profesionales para esta industria pero no hemos podido cubrirla”. Explica que tanto el sector público como el sector privado requieren personas con formación en ingenierías o carreras técnicas con el fin de consolidar la producción de este sector en el país.

Según Mejía esta falta de talento humano para la producción tecnológica no solo es una cuestión nacional sino que es un tópico mundial, por esta razón es importante la implementación de estrategias de la industria para impactar a la población juvenil en el momento de elegir una profesión. Además de la Ruta de la innovación, IBM se ha enfocado en la inversión de recursos para la educación para programas como Reading Companion, una plataforma para el aprendizaje de inglés que empiezan a utilizar algunos colegios en ciudades como Bogotá, Medellín y Barranquilla, y en la que se han invertido más de 1,5 millones de dólares en Colombia para el beneficio de alrededor de 37.000 niños, jóvenes y profesores.

Temas relacionados