Internet para solucionar problemas comunitarios

Experiencias de participación ciudadana virtual empiezan a multiplicarse. En la capital colombiana ya hay un caso a seguir, 'Bogotá, mi ciudad ideal'.

/123rf
/123rf

Un centenar de aplausos bastaría para arreglar los huecos de las calles de Bogotá si los ciudadanos se unieran para aplaudir. Bueno, probablemente no sería tan fácil pero es una de las alternativas sociales más populares en internet con plataformas como OpenIdeo, desarrollada para imaginar y discutir sobre las mejores soluciones de los problemas comunitarios.

Todo surge con una gran pregunta que publican los administradores del sitio para rastrear las opiniones de las personas, que a su vez realizan sus propuestas para esperar los votos (o aplausos) que las respalden. Las soluciones elegidas pasan a una fase colaborativa en la que todos los miembros online pueden modificarla, luego son los mismos administradores los que determinan cuál es el proyecto con mayor probabilidad de implementarse, y por último se buscan patrocinadores que quieran invertir para materializarlo (incluso dentro de los participantes).

"Estas alternativas están surgiendo con mucha fuerza porque los gobiernos las han empezado a entender como una forma de escuchar a sus ciudadanos. Son puentes llenos de espejos que proyectan con fuerza lo que cada persona quiere decir", explica Ana Isabel Palacios, directora de Medellín Digital, en el marco de Lacnic 19, un evento que reúne a todos los actores que participan en la definición de políticas para internet. Además, afirma que la posibilidad de desligar las decisiones de la influencia de los estratos altos y del poder tradicional, es uno de los aportes más trascendentales de estos formatos de participación ciudadana.

Colombia no es indiferente a esta tendencia que está creciendo en el mundo. En este momento se experimentan opciones como "Bogotá mi ciudad ideal", un espacio que promueve el crowdfunding (financiación por parte del público) para movilizar a las personas en torno al reciclaje, los sistemas de transporte, la adecuación de escenarios culturales, entre otros. Allí no son aplausos sino estrellas las que indican el nivel de aceptación de las propuestas de los integrantes de la comunidad virtual, y en este momento se discuten 1.774 ideas de los usuarios.

Según Diego Molano, ministro TIC, para este despacho es un objetivo prioritario masificar el acceso a internet a través de su plan Vive Digital, porque hoy este servicio "sigue siendo para los ricos del mundo. Queremos generar un crecimiento desde la base de la pirámide para reducir la pobreza, generar empleo y aumentar la competitividad con la participación de la gente". Por su parte, Raúl Echeberría, director Ejecutivo de Lacnic (organización que administra los recursos de internet en Latinoamérica), afirma que hacen falta mecanismos de participación para hacer construcciones colectivas sobre diversos temas que afectan a los usuarios del internet.

"Salimos a la calle y tenemos una cantidad de restricciones y políticas relacionadas con la seguridad, la propiedad intelectual, la libertad de expresión, y no sabemos de dónde vienen ni quiénes las definen", cuenta, y agrega que aunque existen escenarios en los que se reúnen los actores que hacen parte del ecosistema de internet, incluyendo a la sociedad civil, es necesario que se incrementen el número de plataformas de opinión para que las comunidades incidan en la construcción de estas políticas.

 

últimas noticias