22 May 2021 - 12:10 a. m.

La cuidada imagen ‘geek’ de Bill Gates comienza a desvanecerse

Antes de todas las revelaciones sobre su divorcio, Bill Gates era simplemente un agradable multimillonario tecno-filántropo estadounidense. Esa burbuja se reventó el 3 de mayo.

Agencia Bloomberg

Agencia Bloomberg

Claro, Bill Gates ya había acumulado una absurda cantidad de dinero al cofundar Microsoft y vivía en una mansión de US$130 millones con una habitación con un trampolín interior. Pero también era conocido por llevar a sus hijos a la escuela, ver Modern Family, vestirse como Ned Flanders y hacer fila para comprar sus hamburguesas con queso favoritas.

Había poder en la imagen de un padre cualquiera de Gates. En las últimas dos décadas, Gates impulsó los vastos esfuerzos caritativos de él y su esposa Melinda hacia otra estratosfera de influencia social. Se convirtió en la voz empresarial líder en la solución de los problemas del mundo, se le veía tan cómodo pontificado sobre la erradicación de enfermedades y la mejora de los sistemas educativos en Ellen DeGeneres Show, como cuando abogaba por el cambio climático y el COVID-19 en Fox News.

Esa burbuja de popularidad se reventó el 3 de mayo, cuando Bill y Melinda French Gates anunciaron que se estaban separando, después de 27 años de matrimonio. Rápidamente, los detalles poco halagadores surgieron, incluyendo los informes de que Bill tuvo una aventura extramarital y buscó otros romances de oficina con empleadas de Microsoft y de la fundación humanitaria que lleva sus nombres. En la solicitud de divorcio, Melinda dijo que su relación estaba “irremediablemente rota”. La pregunta ahora es si la reputación de Bill también lo está.

Resulta fácil olvidar que Bill Gates no siempre fue tan venerado públicamente. Durante el apogeo de la revolución de la PC, se convirtió en el despiadado nerd convertido en magnate que reprendió brutal y profanamente a sus subordinados y supuestamente intentó recortar el capital del cofundador de Microsoft, Paul Allen, al tiempo que se sometía a un tratamiento contra el cáncer a principios de la década de 1980. (Gates ha dicho que sus recuerdos de los eventos son diferentes a los de Allen). El software de Windows, su creación insignia, fue un desastre que frustró a millones de consumidores, y Steve Jobs se quejó de que Gates y su equipo no mostraban “ninguna vergüenza” y “no tenían gusto” estafando los productos de Apple. Incluso el juez que supervisó el paralizante juicio de monopolio de finales de siglo de Microsoft dijo que Gates tenía “un concepto napoleónico de sí mismo y de su compañía, una arrogancia que deriva del poder y el éxito absoluto”.

Sin embargo, en la década de 2000, el hombre más rico del mundo parecía haberse dado cuenta de que tenía que cambiar esa narrativa de ladrón y barón de Redmond, y que su riqueza podría ayudar. Renunció como director ejecutivo de Microsoft y desvió su atención hacia lo que se convertiría en la Fundación Bill y Melinda Gates, que eventualmente entregó más de US$50.000 millones a la lucha contra la malaria y el SIDA y al aumento de las tasas de vacunación infantil, lo que le valió a la pareja un sinfín de elogios, sin mencionar la portada de “Personas del Año” de la revista Time en 2005 junto con Bono de U2. Menos de una década después del juicio antimonopolio de Microsoft, Gates estaba dando vueltas en Capitol Hill asesorando a legisladores sobre competitividad tecnológica e iniciativas de salud en Estados Unidos.

“Tuve la suerte de acumular en mi trabajo en Microsoft una propiedad que valía mucho dinero”, dijo a Charlie Rose en 2008, poco después de cambiar a un enfoque de tiempo completo en sus promesas de donación. “A Warren (Buffett) le gusta llamar a eso ‘verificación de reclamos’ en la sociedad, donde puedes decir, sabes, hacer que 1.000 personas construyan una pirámide para ti o hagan lo que quieras”.

Sin duda, estos controles masivos de reclamaciones filantrópicas han ayudado enormemente a las poblaciones vulnerables. También han demostrado ser asombrosamente efectivos para rehabilitar su imagen de tecnócrata tiránico a salvador santo. Las buenas acciones compran buena voluntad. Sus cartas fundacionales anuales y las de Melinda se hicieron más populares que los lanzamientos de productos de Microsoft. El escrutinio de los medios desapareció en su mayor parte, reemplazado por puestos perpetuos como editor invitado en las principales publicaciones que ansían las ideas de cambio del mundo de Bill. Su charla TED de 2015 acumuló decenas de millones de visitas, sus recomendaciones de libros ocasionales fueron recibidas con el respaldo de Oprah y no pasó mucho tiempo antes de que Barack Obama le otorgara la Medalla Presidencial de la Libertad.

Esto fue más que una fama superficial. La influencia cívica de Gates influye en el discurso sobre temas críticos y controvertidos (recientemente presionó para mantener vigentes las protecciones de patentes de la vacuna contra el COVID-19), una influencia que se ve amenazada a medida que surgen más detalles espeluznantes de su actual proceso de divorcio. Eso no sugiere que las ONG y las organizaciones sin fines de lucro dejen de aceptar su dinero. Pero, como han señalado los escépticos, si ha buscado relaciones inapropiadas con empleadas, la fundación que lleva su nombre probablemente ya no sea la defensora ideal del empoderamiento de las mujeres. Si hace años se acercó demasiado a Jeffrey Epstein, incluso después de que Epstein se declaró culpable de solicitar la prostitución a una menor, Gates claramente no es el líder adecuado para hacer campaña contra el tráfico sexual. No es tanto que esté en riesgo de ser “cancelado” por completo, sino de ser “Ctrl-Alt-Supr” de su posición en la cima de la moral.

Lea también: Nerviosismo en mundo de la filantropía por divorcio de los Gates

Un portavoz de Gates dijo que “los rumores y las especulaciones que rodean el divorcio de Gates se están volviendo cada vez más absurdos” y que “la afirmación de maltrato a los empleados es falsa”. El representante agregó: “Las afirmaciones de que Gates tuvo alguna conversación personal con Epstein en estas reuniones, que eran sobre filantropía, simplemente no son ciertas”.

También se suponía que este sería un año de enfoque en el cambio climático para Bill, con el multimillonario haciendo un llamado a las armas a través del lanzamiento en febrero de su libro, “Cómo evitar un desastre climático”, y reuniendo a los líderes mundiales y consumidores habituales para que inviertan en la investigación de tecnología verde, fijen las regulaciones de carbono y compren más autos eléctricos y consuman menos carne. En cambio, solo tuvo unos meses de gira con su libro antes de que los ojos del mundo enfocaran en su divorcio.

Otra consecuencia podría ser que la marca personal de Bill, su astucia como multimillonario de la gente, requerirá una dura reevaluación. Una parte esencial de su encanto de benefactor con anteojos era que se sentía auténtico y accesible. En 2019, una serie documental de Netflix incluso trató de llevar a los espectadores al interior del cerebro de Bill. La serie fue lanzada solo un mes antes de que Melinda supuestamente comenzara a consultar con abogados su divorcio, la brillante oda en tres partes al genio folclórico de Bill lo presenta como una pareja devota que bebe Coca-Cola Light y se desordena incesantemente el cabello mientras piensa cómo salvar al mundo.

Sin embargo, ahora, el programa solo sirve como un discordante recordatorio de cuánta ingeniería se invirtió en la revisión de la personalidad de Bill, especialmente cuando sale a la luz evidencia contradictoria, como su aparente hábito de despreciar a su esposa en las reuniones.

En 2017, en el prólogo de la autobiografía del director ejecutivo de Microsoft, Satya Nadella, “Hit Refresh”, Bill Gates escribió sobre la importancia del legado. “Como indica el título de este libro, (Satya) no rompió por completo con el pasado; cuando presionas actualizar en tu navegador, parte de lo que hay en la página permanece igual”, escribió Gates.

Su punto era que, aunque Microsoft se había reinventado a sí mismo en los muchos años desde que Gates dirigió el gigante del software, su código fuente aún conservaba partes de su ADN. Lo mismo podría decirse del panorama tecnológico más amplio. Gates se había reinventado a sí mismo como filántropo, pero también seguirá siendo una leyenda entre los cofundadores de startups y los directores ejecutivos de unicornios, un estadista en Silicon Valley en un momento en que muchos de sus líderes, una vez mitologizados, fallecieron, desaparecieron o cayeron en desgracia.

Comparte: