Latinoamérica es la región de YouTube que más crece en el mundo. Entérese por qué

John Farrell, director de la plataforma para Latinoamérica, habla de las oportunidades que tienen los creadores de contenido en el continente. El ejecutivo es uno de los invitados a Andicom, congreso internacional de tecnología en Cartagena.

Bloomberg

El contenido en video es uno de los formatos que, en el vasto mundo de internet, continúa creciendo sin límites aparentes. Traducción: video es el camino para llegar a las audiencias, en especial a las más jóvenes.

Para 2020, se espera que 79% del tráfico global de internet sea video en línea, según un análisis reciente de Cisco. YouTube, por su parte, registra consumos mensuales de 6.000 millones de horas de video y, asegura, la cifra crece por encima de 50% anualmente.

YouTube se ha posicionado como uno de los mayores proveedores de video en línea en todo el planeta. Buena parte de su éxito y alcance global hoy están localizados en Latinoamérica.

“El crecimiento en la región ha sido sorprendente. Después de Estados Unidos, Brasil ocupa el segundo lugar en consumo total de horas y México es el tercero. Colombia y Argentina están entre los primeros 15 lugares. América Latina es grande en términos absolutos. Pero más allá de esto lo que vemos es que la región es la que más crecimiento está registrando en la plataforma”, en palabras de John Farrell, director de YouTube para Latinoamérica.

Farrell es uno de los invitados al Congreso Internacional de TIC Andicom, que arrancó este miércoles en Cartagena. El ejecutivo llega al evento para motivar el crecimiento de la inversión de las empresas en publicidad al interior de la plataforma. Un mensaje muy conveniente para el servicio, claramente, pero que no resulta nada descabellado al observar el éxito de algunos creadores de la región que hoy le llegan a audiencias globales.

Farrell lo pone de esta forma: “Hace 10 años teníamos más consumidores que creadores. Hoy estamos viendo una explosión en la producción de contenido propio y local que es consumido en todo el mundo. No hay nadie que llegue más a las mujeres entre 13 y 18 años como lo hace Yuya (youtuber mexicana con cerca de 16 millones de suscriptores en su canal), que se ha vuelto una franquicia de peso global. Una área que está dando muchos frutos es el crecimiento de los socios de contenido, como Televisa o Caracol. En este mundo también son importantes nombres como Juan Pablo Jaramillo o Germán Garmendia, que cada vez logran audiencias del mismo tamaño de los medios tradicionales”.

El éxito de los youtubers suele estar asociado con el triunfo de un individuo, la diseminación de una marca muy personal, acaso íntima. Pero esfuerzos colectivos como enchufe.tv, en Ecuador, o Woki Toki, en Chile, también han abierto el camino para pensar en producciones más grandes y complejas, acaso en empresas que emergen de YouTube.

Enchufe, por ejemplo, es la cara más visible de una productora de contenido que arrancó de la frustración de jóvenes realizadores por no recibir atención de las cadenas de televisión o las productoras de cine en su país. Desde el principio, cuentan, su anhelo fue hacer cine. Este año rodarán su primera película, gracias en muy buena parte al éxito que han logrado cosechar en línea.

“Cada vez no sólo vamos a ver creadores individuales metidos en esta categoría de video blog, sino también empresas que le añaden una capa más de producción a estos productos. Youtube es una plataforma tan grande que tiene contenido para todo el mundo. Latinoamérica es una región muy joven, demográficamente hablando, y esto se presta para el éxito de la plataforma. Éxito que sirve para los creadores, pero también para que las marcas y las empresas se conecten con estas audiencias, que tradicionalmente tienen consumos muy fragmentados”, cuenta Farrell.

Este también fue un factor que claramente pesó en la decisión de introducir YouTube Kids en español y en la región. El servicio está funcionando en Argentina y México desde marzo de este año y en Colombia, en donde entró en junio pasado. Aunque Farrell no especifica cifras del desempeño de la aplicación, asegura que “su éxito no ha sorprendido a nadie y vemos que es de los productos de su clase más utilizados. Nuestra idea es tener una cobertura universal de la aplicación en Latinoamérica para suplir las necesidades de los padres, que buscan contenido, pero en un entorno seguro”.

Farrell asegura que los creadores en español están hoy en una posición ventajosa para alcanzar audiencias en todo el mundo, pues la lengua es la segunda más grande en la plataforma. El caso del chileno Germán Garmendia, con más de 29 millones de suscriptores en su canal, es un claro ejemplo de esto. Y añade: “Youtube ha invertido más que cualquier otra plataforma para proteger los derechos en línea de los productores de contenido. Por eso trabajamos con las principales empresas de la región que, afortunadamente, cada vez monetizan más su contenido. La televisión sigue siendo un pilar fundamental del entretenimiento en el continente, pero internet permite lograr mejor conexión con las audiencias, incrementar el enganche con sus usuarios”.

Antes de entrar a Google, Farrell formó parte del sector de telecomunicaciones, en compañías como Skytel o Iridium. “Mi impresión es que en Colombia los esfuerzos de ampliar la conectividad están dando muchos resultados. Le doy mucho crédito a la política pública en Colombia por impulsar esta agenda y acercar más oportunidades para los usuarios”.

Y finaliza diciendo: “A mí me sorprende que YouTube tenga este nivel de audiencia en la región cuando sólo la mitad de su población está conectada a internet. Siempre me pregunto qué pasará cuando esta cifra crezca y todos estemos conectados”.