Mars One, el proyecto para colonizar Marte: ¿cada vez más cerca de su meta?

Los productores de la idea han reducido sus candidatos en más de un 80%, además de haber escogido el grupo de astronautas que harán parte del programa.

AFP

Mars One, el llamativo, privado y televisivo proyecto llevado a cabo por el investigador holandés Bas Lansdorp, cuenta ahora con una gran novedad que lo acerca más a su aplicación, una reducción de más del 80% del personal presentado para irse en un viaje sin retorno al planeta rojo, Marte.

El programa, que pretende mandar satélites de comunicación al planeta rojo en 2018 y luego de varias etapas, finalmente lanzar en 2025 un primer equipo de humanos en Marte para que vivan permanentemente, contó con 200 mil personas inscritas e interesadas en el proceso, llegando al día de hoy a solo 100, entre los que se encuentran ciudadanos de Bolivia, Brazil, España, Filipinas, África y Oceanía.

Dicho proyecto, fundado en 2011 y alentado por el físico Gerard 't Hooft, fue financiado inicialmente por su cofundador Bas Lansdorp, no obstante, el capital que se necesitaría para su continuidad era un monto demasiado alto, por lo que decidieron hacer de él un proyecto también televisivo, así como la aceptación de patrocinadores e inversores.

Actualmente se presume que el costo inicial, es decir, poner a los cuatro ganadores del proyecto en el planeta rojo, costará aproximadamente 6.000 millones de dólares, por lo que en la mira de proveedores de Mars One se encuentran SpaceX, para los componentes de la misión, con el fin de hacer solo un viaje de ida y reducir los costos de la misión.

Hasta el momento, ya hay un número determinado de astronautas elegidos por el público, los cuales cada dos años viajarán tras el envío inicial, en el que irán los primeros “colonizadores”, a la espera de varios grupos más hasta llegar a 20 personas.

De acuerdo con el sitio web del proyecto, el plan en ejecución es el siguiente:

  • En 2013 más de 200.000 personas de todo el mundo mandaron solicitudes como postulantes para viajar sin retorno a Marte. Los videos de los postulados fueron publicados en el sitio web. De todos los voluntarios y voluntarias solo 1058 candidatos fueron seleccionados para el período de entrevistas, pero solo 705 obtuvieron la aprobación médica en mayo 2014.
  • En 2014 el proceso de selección regional comienza con dichas entrevistas, las cuales fueron divulgadas a partir de diciembre 2014.
  • En 2018 el primer satélite de comunicación será producido, una misión de aprovisionamiento será lanzada con 2.5 toneladas de comida en un SpaceX Dragon modificado y un vehículo de exploración similar al rover usado en la luna será lanzado para elegir la localización de la colonia.
  • En 2021 se enviarán seis Dragons adicionales y otro rover junto a dos unidades habitables, dos unidades de soporte vital y dos unidades aprovisionadoras.
  • En 2022 un Falcon Heavy de SpaceX será lanzado.
  • En 2025 los primeros colonizadores llegarán a Marte.
  • En 2027 un segundo grupo de cuatro colonizadores llegará.
  • En 2035 la colonia llegará a los 20 habitantes.

Cabe destacar, que anteriormente este proyecto fue refutado por ingenieros del Massachusetts Institute of Technology (MIT), durante el Congreso Internacional de Astronáutica en Toronto, Canadá.

De acuerdo con los investigadores son varias las flaquezas de la misión. La primera y acaso la más trascendental, es el hecho de que los colonos podrían sobrevivir apenas 68 días debido al exceso de oxígeno. De acuerdo a los cálculos del MIT, para que las personas permanezcan saludables tendrían que consumir 3.040 calorías diarias. Eso implica mantener una dieta equilibrada de granos, vegetales y harinas que como han dicho los organizadores de One Mars, se obtendrán de cultivos propios que sembrarán en 50 metros cuadrados.

La idea no parece descabellada, pero los cálculos de los ingenieros la dejan sin soporte. En realidad, dicen, si quieren lograr tal dieta, necesitarán un área de 200 metros cuadrados para la siembra. Pero tal cantidad podría generar niveles peligrosos de oxígeno que superarían los umbrales de seguridad contra incendios. En caso de que eso pase, que es lo más probable, van a necesitar introducción continua de nitrógeno para lograr un equilibrio. Y hasta el momento no hay una fuente inagotable ni tampoco una máquina capaz de reducir el oxígeno.

A estos problemas de alimentación se sumaría también el aterrizaje de las naves en el planeta, lo cual, según el astrónomo y divulgador científico del Observatorio Fabra Barcelona, Antonio Bernal, es muy complejo.

La atmósfera de Marte es cien veces más tenue que la de la Tierra (similar a la que tiene nuestro planeta a 35 km de altura) y los científicos saben que esa atmósfera no puede abrir con rapidez un paracaídas del tamaño requerido por una nave tripulada”, afirmó en agosto del año pasado el experto.
 

Temas relacionados

 

últimas noticias