Matan a golpes a un adicto a internet en China

Un adolescente murió en uno de los campamentos que existen en ese país  para tratar la adicción tras ser fuertemente golpeado, informó la agencia oficial Xinhua. Deng Senshan, de 15 años y originario de la aldea de Ziyuan, próxima a la ciudad de Guilin, fue encontrado muerto el 2 de agosto, diez horas después de haberle ingresado sus padres en el “Campo de entrenamiento y salvación Qihang”, con sede en la localidad de Nanning. La autopsia efectuada por el departamento de Seguridad Pública de Nanning, capital regional, mostró que Deng sufrió heridas en tejidos blandos que ocasionaron dejara de respirar y se detuviera su sistema circulatorio, dijo la fuente oficial A raíz de la muerte, 13 personas fueron detenidas sospechosas de haber infligido heridas intencionadas y de operar sin licencia el campamento, que fue cerrado el 7 de agosto. La familia de Deng no denunció el hecho, pero los restantes 122 adolescentes que vivían en el campo, todos menores de 18 años, fueron recogidos por sus padres. En un caso similar, el diario “Nuevo Pekín” informó que, al clausurar otro campamento el 11 de agosto por la muerte por accidente de un universitario que practicaba la natación, se encontró en una pequeña habitación aislado y lleno de golpes a Liang Liang, de 14 años, quien se halla en estado crítico. Li Shu Bing, madre de Liang, le ingresó en el centro el 4 de agosto porque el adolescente había dejado de ir a la escuela y estaba obsesionado con los juegos electrónicos. Según dijo Li al periódico, había pagado unos 500 euros (650 dólares) para que su hijo corrigiera su comportamiento Wu Yongjing, responsable del mencionado centro en la localidad de Zhong Xing, en la región suroccidental de Sichuan, anunciaba sus instalaciones como “de formación especial para estudiantes problemáticos”. La policía ingresó a Liang en un hospital, donde fue atendido haber recibido golpes que le dañaron irremediablemente pulmones, riñones y globos oculares. En China existen decenas de centros “especializados en curar la adicción a internet”, desde privados, donde la policía descubre a menudo muchos que operan sin licencia, a oficiales e incluso militares, a donde acuden los padres para intentar curar este mal con reclusión, ejercicio e incluso medicamentos. El pasado noviembre, Pekín añadió la adicción a internet a la lista de “desórdenes clínicos”, con el alcoholismo y la ludopatía. Se calcula que cuatro millones de personas, la mayoría adolescentes, son adictas a internet y otros diez millones son potenciales enfermos en China. EFE