Minería en la luna se presenta como una posibilidad

La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio norteamericana NASA apuesta por nuevas alternativas para investigar y sacar recursos de la luna junto a empresas privadas.

AFP

Hace poco tiempo la NASA anunció su iniciativa Lunar CATALYST (Lunar Cargo Transportation And Landing By Soft Touchdown) con el que busca formar alianza con compañías privadas que estén interesadas en extraer metales y recursos raros del satélite terrestre.

La idea es que una o dos compañías ganen contratos para construir prototipos robóticos que de ser exitosos, en unos años serían enviados para extraer distintos materiales existentes en la luna como Helio 3, un gas que es muy raro en la tierra y que puede ser usado para desarrollar un combustible que produzca energía limpia, ideal para fusión nuclear.

En adición se sabe también que el suelo lunar es rico en otros 17 elementos pertenecientes a la tabla periódica que dada la alta producción de implementos electrónicos en el planeta se encuentran con un nivel de demanda muy alto.

De darse completamente el proyecto, el contrato no implicaría ningún tipo de financiación por parte del gobierno estadounidense, las empresas que firmen el contrato con la NASA tendrán que poner todos los recursos económicos y a cambio recibirán toda la experiencia, los ingenieros y acceso a las instalaciones de la agencia espacial para desarrollar los robots lunares.

Una estrategia muy bien planeada de la NASA para volver a la luna, no solo por la falta de presupuesto federal que afronta la agencia actualmente sino también porque de esta manera no se viola la decisión tomada por el presidente Obama en 2010 sobre no volver al satélite.

Las propuestas de todas las empresas privadas interesadas se recibirán hasta el 17 de marzo aunque no se ha anunciado cuando se conocerá a los ganadores o cuando se pondrá en marcha el proyecto.

La posible polémica

Aunque la propuesta de la NASA se ve viable se habla también sobre un posible debate referente a la legalidad de esta actividad.

De acuerdo al Tratado del Espacio Exterior firmado en 1967 por Naciones Unidas, ningún país puede reclamar propiedad sobre la luna, por lo tanto ninguno puede ejercer actividades de explotación sobre la misma.

Hay que tener en cuenta que dicho tratado fue firmado en un momento en el que se pensaba que solo estados nación tenían la capacidad para explorar la luna, lo que crea la necesidad de iniciar un nuevo debate sobre los derechos de propiedad sobre el satélite terrestre.