Nikon se enfrenta a demanda colectiva

Por no solucionar los problemas con el modelo D600 Nikon se podría enfrentar a una multimillonaria demanda.

La Nikon D600 fue lanzada a finales de 2012 y desde ello no ha significado nada más que problemas para sus usuarios. Dado esto el bufete de abogados norteamericano Lieff Cabraser Heimann & Bernstein está recogiendo quejas para presentar una demanda colectiva contra la compañía.

El problema de la cámara radica en que el obturador pierde aceite, provocando una mancha en el sensor que se ve reflejada en las fotografías que se tomen. Dicho inconveniente ha sido manifestado por la mayoría de las personas que compraron la cámara.

En respuesta a las quejas Nikon tomó varias medidas que no lograron mucha satisfacción en los usuarios. Como primera medida la compañía ofreció a los usuarios el reemplazo sin costo de las piezas, lo que dado la gran cantidad de cámaras dañadas significó el colapso del servicio técnico en varios países, obligando a usuarios que necesitan la cámara a “enviarla a otros servicios de reparación y limpieza en repetidas ocasiones generando grandes incomodidades y costos” según la firma de abogados.
No teniendo más salidas vinieron los comunicados de prensa en los que la compañía reconoció que hay “algunos casos” en los que se presenta la falla en la cámara y se disculpó con sus clientes aunque no brindó nuevas soluciones.

Sin embargo, desde finales del mes pasado los usuarios de Estados Unidos y Francia que han seguido presentando sus quejas, han conseguido que, tras el lanzamiento de la Nikon D610, se les reemplace la cámara defectuosa por el nuevo modelo. No obstante no ha sido muy claro qué usuarios tienen derecho a que se le sustituya su cámara por una nueva y quienes no, aunque a diferencia de lo que se da con la reparación de la D600 las personas que quieran la D610 deben pagar un costo adicional, sin incluir impuestos, por el servicio.

Esta última medida es la que pudo haber provocado la iniciativa de demanda que Lieff Cabraser Heimann & Bernstein ha iniciado. Para ello la firma de abogados ha estado convocando a los propietarios de una D600 a que den sus datos y firmen la demanda colectiva que están preparando (http://www.lieffcabraser.com/Case-Center/Nikon-D600-SLR-Camera-Dust-Complaints.shtml?gclid=CKSmjdyGtrwCFSISMwodlXQAiA).

Los abogados argumentan que “Nikon no identificó la causa de la acumulación de suciedad en el sensor D600, ni reconoció, como muchos consumidores han alegado, que esto es un problema generalizado con la cámara.” Una acusación muy grave en Estados Unidos donde la legislación se encarga de proteger al máximo a los consumidores.

Para que la demanda se dé a favor de los compradores es necesario demostrar que Nikon conocía los problemas de su producto desde antes de ponerla a la venta, dato que ya está cubierto en el texto de la demanda que hace referencia a un TimeLapse subido a youtube en 2011 y publicado DPReview que demuestra que dicho inconveniente ya había sido advertido.

De completarse la recolección de firmas y pasar a la etapa de la demanda Nikon se puede enfrentar a un multimillonario golpe a su bolsillo así como a una dura crisis para su imagen.