La nueva apuesta de Microsoft

Windows 10 está disponible desde esta semana. Usuarios de las versiones Home y Pro de Windows 7 y 8 podrán actualizar de forma gratuita.

El lanzamiento de Windows fue global. En la foto, publicidad del sistema operativo en Corea del Sur. /AFP

De todas las cosas nuevas que puede ofrecer Windows 10, una de las más interesantes es el botón de inicio. Claro, éste había sido un elemento definitivo en buena parte de las anteriores versiones del sistema operativo, pero que se mantuvo oculto en la pasada edición del software (Windows 8, lanzado en 2012).

La reencarnación de esta función dice mucho del carácter del nuevo sistema operativo de Microsoft, pues incorpora un elemento amado por sus usuarios, pero sin perder de vista las necesidades básicas y los mercados claves a los que quiere llegar esta nueva edición de una de las piezas de software más populares en todo el mundo. La empresa calcula que, diariamente, la plataforma Windows es usada por 1.500 millones de personas en todo el mundo. (Vea gráfico con la historia de Windows).

Y estos mercados esenciales trascienden el reino del computador personal, principalmente por la obvia realidad de que las necesidades de computación de los usuarios actuales han pasado de estar ancladas a un escritorio (y a un aparato de varios kilos de peso) a manifestarse en la palma de sus manos, en teléfonos celulares y tabletas.

Windows 10, al igual que otros de sus competidores, es un sistema operativo con un núcleo común entre los dispositivos en los cuales estará disponible. Esta es apenas una jugada lógica en el mundo actual, lo que no implica que sea sencilla, pues el diseño a través de plataformas presenta retos enormes y es ahí en donde, en últimas, se medirá el éxito del nuevo software.

Para lograr un diseño y funcionamiento óptimo, la empresa puso en marcha un programa extensivo de pruebas que, al día de hoy, incluye poco menos de dos millones de personas que han probado algo así como tres millones de copias de Windows 10 antes de su lanzamiento oficial esta semana. Este programa se llamó Insiders y, en un principio, era un proyecto de prueba al interior de la compañía, antes de que fuera hecho público. “Quisimos tener una aproximación diferente a la hora de diseñar este sistema operativo. Insiders ha sido fundamental para recibir la retroalimentación de nuestros usuarios y así conocer qué deseaban ver en el producto. En últimas, se trata de hacer que el programa se adecúe lo más que se pueda a lo que los clientes esperan”, dice Alfredo Mendoza, gerente de producto de Windows en Colombia.

La actualización de esta semana está disponible, por el momento, para PC y tabletas y, como ha anunciado varias veces la compañía, podrá accederse a ella de forma gratuita, un paso novedoso para la empresa (aunque es una estrategia que ya había implementado competidores como Apple con su OS X). Los usuarios de Windows 7 y 8, en las versiones Home y Pro, son los elegidos para acceder a la edición 10 sin pagar; este beneficio estará disponible hasta julio del próximo año.

Con la nueva versión de Windows también se renueva la experiencia de navegación, pues la empresa está introduciendo Edge, el reemplazo del icónico Internet Explorer (IE, un símbolo de la era de internet, así fuera un símbolo odiado por muchos). Ahora, si bien Edge toma las riendas en cuestiones de navegar en la red, IE seguirá disponible en un segundo plano, pues la compañía es consciente de que muchas aplicaciones industriales han sido construidas sobre la base de este programa. Mendoza es categórico en este punto: “No tenemos una fecha de desaparición para Internet Explorer”.

Edge, por su parte, permite una interacción mayor con el usuario a través de cosas como al posibilidad de poder escribir y dibujar sobre una página web, salvarla de esta forma y compartirla con amigos o colegas de trabajo. El nuevo navegador también se integrará con Cortana (el asistente personal de la marca), aunque esta funcionalidad no está aún disponible en la región, según confirmó el mismo Mendoza.

El nuevo sistema operativo también se integrará a plataformas de la marca como Xbox y permite compartir contenido entre la consola y el computador para, por ejemplo, jugar por streaming sin necesidad de que el usuario esté todo el tiempo cerca a la consola.

“Este es un sistema que hemos pensado realmente para que sea funcional en todos los dispositivos, incluyendo máquinas que corrían la versión 7 y que pueden ser menos robustas. Nos interesa mucho que la mayor cantidad de personas puedan acceder a esta nuevo producto, diseñado con la ayuda de nuestros mismos usuarios”, finaliza Mendoza.