Phablets se venderán más que las tabletas

Un teléfono inteligente pero agrandado es la tendencia en el consumo de aparatos electrónicos. ¿Cuál es su futuro?

¿Le ha pasado que cuando quiere leer un artículo en su teléfono, la pantalla del equipo resulta muy pequeña? ¿Que quiere editar una foto pero no lo logra por el reducido espacio? ¿O que necesita usar varias ventanas a la vez pero se ven tan amontonadas que solamente con intentarlo ya pierde las ganas? Peor aún, ¿que cuando usted está viajando, al otro lado del mundo y quiere hacer una videollamada, se arrepiente cada segundo de no ver en detalle a sus familiares o amigos con claridad y nitidez? Pues esas fueron, tan solo, algunas de las razones que tuvo la industria tecnológica para unir en un solo aparato las bondades de tamaño de la tableta y la usabilidad de un teléfono.

Crearon entonces el phablet, por aquello de phone+tablet o teléfono mas tableta. Tiene 5.5 pulgadas de tamaño, o incluso más, dependiendo de la marca. Y se volvieron un ‘hit’. Tanto, que la misma International Data Corporation (IDC ), a través de Tom Mainelli, vicepresidente de programas, dispositivos y pantallas de esa organización, en su informe de la industria publicado esta semana, reveló que “el aumento de phablets están causando dudas a mucha gente a la hora de comprar tabletas, pues estos equipos son, a menudo, suficientes para las tareas que antes se reservaban precisamente para las tabletas”.

En el mismo documento, IDC detalla que sólo en el último año, la cuota de phablet en cuanto a despachos de los fabricantes para los distribuidores se duplicó, pasando de 4,3% en el primer trimestre de 2013 a 10,5% en el primer trimestre de 2014, “lo que representa 30,1 millones de unidades vendidas”. Por eso ya todos los grandes jugadores del negocio se metieron en ese nicho, tanto los chinos como los coreanos y, por supuesto, los norteamericanos.

Pero hay quienes piensan que el tamaño, incluso, es demasiado grande si se tiene en cuenta que ponerlo en la mano, sacarlo en plena calle y contestar una llamada es engorroso y poco versátil para las personas que no están acostumbradas a cargar con móviles voluminosos. Y también para los que ya tienen entre su maleta un celular inteligente y una tableta, pues implicaría un gasto adicional.

Sin embargo, entre las principales tendencias globales en tecnología, medios de comunicación y telecomunicaciones (TMT) para 2014 que realiza cada año la firma Deloitte, se hizo el siguiente análisis. “Las phablets no son una moda. Los envíos de phablets representarán una cuarta parte de los teléfonos inteligentes vendidos, o 300 millones de unidades. Eso es el doble del volumen de 2013 y 10 veces las ventas de 2012. Pero tras el éxito inicial de consumo rápido, 2014 puede marcar el año del “pico del phablet”, ya que sólo una (importante) minoría de usuarios de teléfonos inteligentes va a querer manejar un dispositivo tan grande”.

Una propuesta que se suma, además, a los relojes inteligentes, las bandas electrónicas que se llevan en la muñeca para medir su ritmo cardiaco, los pasos que da cuando se desplaza desde su casa al trabajo o, incluso, las gafas que son capaces de captar video, fotografía, audio y soportan la navegación en internet. Entonces, ¿qué tan dispuesto está a moverse por la zona wifi y convertirse, de la mano de una phablet, en un sujeto completamente tecnológico?