Pokémon Go podría ayudar a las personas que tienen problemas para relacionarse socialmente

La investigación de la Universidad de Columbia Británica, en Canadá, analizó el impacto de las personalidades de los jugadores, la competencia social y la ansiedad al jugar el exitoso juego para dispositivos móviles.

EUROPA PRESS/UGR

Los videojuegos pueden tener la reputación de atraer a los introvertidos, pero cuando se trata de juegos de realidad aumentada como Pokémon Go, los extrovertidos tienden a ser mejores jugadores. Ese es el hallazgo clave de un nuevo estudio de psicología de la Universidad de Columbia Británica (UBC, por sus siglas en inglés), en Canadá, que analizó el impacto de las personalidades de los jugadores, la competencia social y la ansiedad social al jugar el exitoso juego para dispositivos móviles. (Lea: Jugar 'Pokémon GO' mejora el rendimiento cognitivo)

"Dado que Pokémon Go requiere que los jugadores abandonen sus hogares e interactúen con otros, descubrimos que las personas con fuertes habilidades sociales tienden a ser mucho mejores en el juego", apunta el autor principal del estudio, Adri Khalis, estudiante graduado en el Departamento de Psicología de la UBC.

"Esto contrarresta el estereotipo predominante de que los jugadores tienen problemas para relacionarse socialmente. Por el contrario, creemos que los videojuegos modernos, como los que involucran la realidad aumentada, poseen muchos aspectos sociales y, por lo tanto, requieren que los jugadores tengan una buena competencia social para hacerlo bien", añade.

Los investigadores, cuyo trabajo se publica en la edición digital de Personality and Individual Differences, reclutaron a 101 jugadores de Pokémon Go entre las edades de 18 y 28 años para participar en el estudio. Después de completar cuestionarios sobre su personalidad, ansiedad social y competencia social, los participantes jugaron durante 20 minutos.

Videojuegos que implican características sociales  

A través de la observación del rendimiento de los jugadores en el juego, los investigadores detectaron que los participantes extrovertidos atraparon más Pokémon, visitaron más PokéStops y viajaron a distancias mayores que los jugadores que se describieron a sí mismos como socialmente introvertidos.

"Descubrimos que los jugadores con ansiedad social pueden verse cohibidos y ser menos propensos a participar en el juego porque pueden temer que otros les juzguen -argumenta Khalis-. Pueden dudar en jugar cuando otros están mirando y es menos probable que colaboren con otros jugadores, como señalar Pokémon cercanos o compartir consejos".

Los científicos de este estudio están ahora buscando maneras de diseñar los videojuegos modernos de una forma que ayude a las personas que luchan por relacionarse socialmente. Por ejemplo, los videojuegos podrían organizarse de tal forma que las características sociales se involucren cada vez más a medida que avance el juego, propone Khalis.

"Al principio, los jugadores tal vez solo necesiten comunicarse con una persona a través del texto, pero a medida que el juego alcanza un nivel superior, es posible que deban estar físicamente cerca de otros jugadores para colaborar y ganar -dice-. El juego proporciona un contexto en el que interactuar con los demás puede ser más fácil que acercarse a un extraño e iniciar una conversación desde el principio".

A medida que los videojuegos modernos se vuelven más populares, es importante entender cómo los rasgos de personalidad individuales influyen en el comportamiento, señala la investigadora de este estudio Amori Mikami, profesora asociada en el Departamento de Psicología de UBC.

"Ser socialmente seguros no solo nos ayuda a tener éxito en las actividades cara a cara, del 'mundo real', sino que también parece aplicarse a los videojuegos", subraya Mikami. "A medida que estos juegos se vuelven más populares, tenemos la oportunidad única de examinar los rasgos de personalidad individuales y las características que influyen en el comportamiento en un contexto digital", concluye.

 

 

últimas noticias