¿Por qué la computación de alto rendimiento está creciendo en diferentes sectores?

Esta tecnología, que tradicionalmente es utilizada por la academia para apoyar actividades de investigación, se ha transformado para llegar a sectores como el comercio, banca, salud y transporte, entre otros.

Pixabay

Se le llama computación de alto rendimiento a la tecnología que permite resolver grandes problemas de cálculo con tiempos de respuesta oportunos, es decir, máquinas capaces de afrontar grandes retos computacionales.

Tradicionalmente, según el server bussines developer manager de IBM, Jairo Reyes, esta tecnología ha sido empleada en la academia para poder respaldar actividades de investigación, ya que el uso de la misma ha posibilitado realizar simulaciones y demás cálculos que le permiten a los investigadores orientar su trabajo.

No obstante, Reyes asegura que la computación de alto rendimiento, por las soluciones que puede brindar, está alcanzando nuevos sectores.

“Hoy en día es posible decir que prácticamente cualquier empresa tiene la posibilidad de utilizar estas tecnologías para aumentar su nivel de competitividad y rentabilidad. Por ejemplo, para el sector banca, seguros y finanzas, con soluciones de análisis de riesgo, prevención de fraude, proyección de mercados y acciones”, explicó Reyes.

Este directivo empresarial agregó que la tecnología también puede ofrecer beneficios al comercio facilitando acciones de segmentación de clientes, a la salud gracias al diagnóstico preventivo de enfermedades o al transporte con soluciones de administración de flotas. A estos sectores se suman otros en la lista de aplicaciones de la computación de alto rendimiento.

Con la intención de medir el impacto que esta tecnología está generando en los diferentes sectores del país, la empresa proveedora de productos tecnológicos Ingram Micro, en conjunto con la tecnológica IBM, realizaron una investigación dirigida a instituciones educativas, centros de investigación, empresas privadas y entes gubernamentales.

Los resultados revelaron que el 75% de los consultados dijeron usar tecnologías computacionales de alto rendimiento, expresando una demanda en el procesamiento de información que corresponde al 44% estructurada, 31% no estructurada y 24% gráfica.

“Cada vez hay un interés mayor por el uso de este tipo de tecnologías en entorno de la investigación, y estamos viendo que las empresas y las universidades están apostando en implementar tecnologías avanzadas en estos procesos para así obtener mejores estudios y patentes para el país,”, concluyó Daniel Torres, gerente general de Ingram Micro.