Programa de recolección telefónica de la NSA es ilegal

La decisión llegó luego de un fallo de una corte de apelaciones en Estados Unidos. Aún no queda claro cuál será el futuro del proyecto, revelado en su momento por Edward Snowden.

El programa de recolección de metadatos de llamadas que la Agencia Nacional de Seguridad de EE.UU. (NSA) emprendió en este país desde 2001 es ilegal. El veredicto fue emitido el jueves por una corte de apelaciones (la instancia judicial más alta que ha revisado este tema), luego de una demanda de la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU, en inglés) que consideraba que las bases legales para estas acciones eran una malinterpretación de la legislación existente en el tema.

Las acciones de la NSA en este aspecto salieron a la luz luego de las revelaciones de Edward Snowden, extécnico de la CIA quien expuso varias iniciativas de este organismo para intervenir y almacenar una vasta cantidad de información acerca de las comunicaciones de ciudadanos en Estados Unidos, así como en otros países.

La iniciativa de la NSA nació luego de los atentados del 11 de septiembre de 2001, gracias a una autorización secreta del entonces presidente George W. Bush para que la agencia realizara labores de vigilancia electrónica con el fin de identificar células terroristas al interior de EE.UU.

Con los años, el programa de la agencia recibió justificación legal gracias a una interpretación de una legislación conocida como Patriot Act, que fue aprobada poco después de los ataques contra las Torres Gemelas y el Pentágono. Bajo la perspectiva legal presentada por el gobierno de EE.UU., la NSA sí tenía autoridad legal para interceptar masivamente los metadatos de miles de llamadas telefónicas en este país.

Esta visión legal fue apoyada por la única corte que supervisa este tipo de operaciones, un tribunal conocido como FISA, que sólo escucha la posición del gobierno. Varios jueces aprobaron el programa, que se mantuvo activo mediante intervalos de 90 días avalados por el tribunal.

Sin embargo, esta interpretación de la ley fue desestimada por los tres jueces de una corte federal de apelaciones de Nueva York, que en un fallo unánime aseguraron que la legislación en cuestión “no puede llevar el peso que el gobierno nos pide asignarle y no autoriza el programa de metadatos telefónicos”, según reportó el diario he New York Times. Al declarar ilegales las acciones de la NSA en este aspecto, los jueces aseguraron que “lo hacemos cómodamente al entender que si el Congreso elige autorizar un programa con un alcance tan extenso y sin precedentes, tiene toda la autoridad de hacerlo, y de hacerlo sin ambigüedades”.

El Congreso es parte ahora de un engranaje jurídico en el cual se juega el futuro de este programa en específico, pues en la Cámara de Representantes se discute un proyecto alterno que permitiría que la agencia analice los vínculos entre usuarios de telefonía para buscar posibles nexos con terrorismo, pero que dejaría los metadatos de los usuarios en manos de las compañías prestadoras de servicios.

La continuidad del programa tampoco está en manos del Congreso exclusivamente, pues la vigencia de la orden judicial que autoriza las acciones de la NSA (emitida por la corte FISA) se acaba el primero de junio de este año, lo que obligaría al gobierno a buscar una extensión del plazo. Pero es poco probable que la administración Obama siga este camino, ya que ha expresado su deseo de reformular este ámbito de la agencia de inteligencia.

Si el proyecto es validado una vez más, la decisión del tribunal FISA iría en contra del fallo emitido por la corte de apelaciones: esta segunda instancia no tiene poder sobre la primera, pero podría crear una suerte de choque de trenes legal, con interpretaciones radicalmente distintas acerca del alcance de una legislación forjada a la luz de los ataques del 11 de septiembre.

Temas relacionados