La reinvención de la foto en la era digital

Desarrollada por la heredera de Kodak en Colombia, Mi Foto Foto es una aplicación que prueba que las fotografías físicas se niegan a morir. El negocio, según su gerente, sigue teniendo a las mujeres como objetivo.

Leonel Alba, gerente de Pix de Colombia, trabajó desde 1978 en Kodak. / Óscar Pérez

La era digital ha puesto a temblar, entre otros, el negocio de la música y el editorial, con desarrollos como el streaming y los libros electrónicos. Pero las industrias no mueren, no pueden morir, entonces se reinventan. También es el caso de la fotografía. En cuestión de años, las nuevas generaciones han ido perdiendo la noción de lo que es revelar un rollo o armar un álbum familiar.

Pero Leonel Alba, gerente general de Pix de Colombia, opina lo contrario. Muestra de ello es la apuesta que hace su empresa, la cual heredó las operaciones de Kodak en el país desde 2009. Pix creó hace año y medio Mi Foto Foto, una plataforma donde las personas pueden diseñar y ordenar la impresión desde internet de libros de sus fotos o photobooks.

Cargando a la plataforma las fotos que quiera en cinco o diez minutos, y pagando entre $29.900 y $149.000, dependiendo del papel y el tamaño deseado, el photobook llega a la puerta de la casa del comprador en tres días.

La idea podría parecer arriesgada en una época en que la gente ya no imprime sus fotos con tanta frecuencia como antes. Pero Alba, que trabajó con Kodak desde 1978, asegura que el negocio no ha cambiado. Cuando existían los rollos, los jóvenes tampoco imprimían. Al igual que hoy, empiezan a sacar sus imágenes en físico cuando se casan y tienen bebés.

“Es un negocio para mujeres”, dice, como siempre lo ha sido. El 70% de los usuarios de Mi Foto Foto son mujeres y los principales motivos para imprimir un libro son los nacimientos o los viajes. “La gente está viajando mucho”, agrega.

Las cifras parecen indicar que, como dice, “el photobook es el futuro del negocio”. Hoy tienen 25.000 visitantes de la plataforma al mes y proyectan 150.000 a final de año, sólo en Colombia, pues también tienen oficina en Perú, México y Miami. En 2014 facturaron US$850.000 y este año la meta es US$2 millones.

Pero para llegar al futuro, por lo menos en el país, aún falta. Mientras, según cifras que tiene Pix sobre Estados Unidos, el 95% del negocio de fotografía está en photobooks y sólo 5% en fotos individuales; en Colombia, la cifra está invertida. Pero Alba cree que la penetración de la tecnología cambiará el panorama a su favor, así como se transformó alguna vez en detrimento de las tiendas de fotos.

Temas relacionados