La revolución de octubre

Portátiles que se convierten en tabletas, con gráficos de alta definición y conectividad en todo momento: esa es la propuesta que han preparado Microsoft e Intel para final de año.

Navin Shenoy, gerente general de plataformas móviles de Intel. /Luis Ángel
Navin Shenoy, gerente general de plataformas móviles de Intel. /Luis Ángel

Es muy posible que el mundo de la tecnología se divida en dos a partir del próximo 26 de octubre. Desde ese día, cualquier persona podrá navegar entre diversos contenidos con el simple movimiento de un dedo en la pantalla, o realizar una llamada sin dejar de escribir, o enviar un reporte de último minuto, trabajando desde su casa, con el único requerimiento de una memoria USB.

Es el mundo que Microsoft espera crear con el lanzamiento de Windows 8, la más reciente versión de su sistema operativo, uno de los más exitosos de la historia con una participación de más de 91%, en un mundo dominado por las aplicaciones móviles, las pantallas táctiles y los gráficos de última generación.

“La barrera entre la oficina y la casa se derrumbó. Por eso, una de las características principales de esta versión es la unificación de todas las cuentas sociales, permitiéndole al usuario contactar a alguien en cualquier correo o red social, o llamarlo desde el computador”, explica José Antonio Barraquer, gerente de mercadeo de sistemas operativos móviles de Microsoft.

Esta apuesta, que estará disponible en el mercado colombiano antes de diciembre, propone una nueva interacción gráfica con barras de tareas en los costados, gráficos de alta calidad, una conectividad completa al compartir contenidos y la eliminación de botones de acceso.

Así mismo trae una revolución en los aplicativos. La nueva plataforma les permite a las empresas que desarrollen sus propios aplicativos móviles, distribuirlos por medio de sus servidores a todos los miembros de la cadena productiva: empleados, vendedores, proveedores, etc.; además, Microsoft se ha comprometido a depurar su mercado de aplicaciones para garantizarle al usuario el máximo rendimiento del equipo, experiencias de alta calidad, oferta según mercado local y menor riesgo de infección por virus informático.

Entre los campos en los que la multinacional innovará también se encuentra el teletrabajo. “Desarrollamos Windows To Go, una versión portátil de nuestro sistema operativo que se puede utilizar desde cualquier computador. Las empresas sólo necesitan comprar una memoria USB 3.0 de última generación, y nosotros se la entregamos lista para utilizarla”, dice Barraquer.

Esta versión portátil no utiliza ningún recurso del disco duro del computador, se carga en cuestión de minutos y trae consigo la posibilidad de replicar en la nube el contenido desarrollado a través de Outlook.

Pero esta propuesta no se limita sólo al software. Las alianzas con fabricantes como Dell, HP, Toshiba, Lenovo o Acer, entre otras, encontraron en Windows 8 el motivo perfecto para posicionar de una vez por todas a los ultrabooks, los portátiles pequeños, livianos y delgados que desde hace un año buscan abrirse un lugar en el mercado con 15 nuevos modelos.

Entre ellos, los que prometen robarse todo el protagonismo son los convertibles, portátiles con pantallas giratorias y teclados deslizables. “Es una tableta cuando quieras y un portátil cuando lo necesites”, explica Navin Shenoy, gerente general de plataformas móviles de Intel, empresa que 12 meses atrás invirtió US$300 millones en el desarrollo de componentes, pantallas y teclados superdelgados, pero, sobre todo, microprocesadores, para que este mundo sea una realidad.

Y tiene altas posibilidades de serlo, pues Colombia se ha convertido en el tercer país de América Latina por tamaño de mercado para Intel (crece a una tasa anual de 30%), un comportamiento que tiene su origen en decisiones del Gobierno como quitarle el IVA a los computadores y expandir la red nacional de fibra óptica. “Queremos asegurarnos de que la tecnología más reciente esté disponible en Colombia el mismo día de su lanzamiento mundial. Queremos que todos los colombianos tengan acceso a ella”, dice Shenoy.

Los resultados serán palpables dentro de 60 a 90 días, cuando desarrolladores, fabricantes y distribuidores realicen todo tipo de ofertas, desde madrugones hasta descargas del sistema operativo a precios bajos (alrededor de US$15), con el objetivo de revolucionar el mercado.