En Rusia, empresas de internet llevan a juicio al Kremlin por vigilancia en línea

La pelea es por el uso de una tecnología de intromisión en las comunicaciones conocida como SORM box, considerada como uno de los métodos más invasivos de su tipo.

iStock

Dos proveedores de servicios de internet rusos acordaron llevar a juicio al Servicio de Seguridad Federal (FSB) para cuestionar la legalidad de SORM, el sistema de vigilancia que utiliza la policía federal para espiar el uso de internet.

No es una tarea fácil. Para que opere el sistema ruso de vigilancia de internet, los proveedores de servicios (conocidos como ISP) deben instalar un dispositivo especial (y muy costoso) que, en esencia, garantiza al FSB el poder de intromisión. Según los periodistas Andrei Soldatov e Irina Borogan, el “SORM box” es “uno de los dispositivos de escucha más invasivos, y es la principal herramienta del gobierno ruso en una monumental batalla por el futuro de internet”.

Los ISP llevan adelante el proceso bajo el liderazgo del grupo no comercial de Moscú, Sociedad para la Defensa de Internet (OZI), encabezado por los especialistas informáticos Leonid Volkov y Sergei Boiko. Creado en diciembre de 2015, OZI planea desafiar la intromisión del gobierno sobre la libertad de internet y contrarrestar las “muchas organizaciones estatales y semiestatales que perjudican sistemáticamente la internet de Rusia”.

El proceso contra SORM no es la única batalla de OZI: la organización busca además que los programadores voluntarios desarrollen un sistema que vigilaría los canales físicos que conectan a la RuNet (la internet rusa) con el mundo exterior.

Volkov afirma que, actualmente, existen entre 50 y 200 de estos canales, aunque hay rumores preocupantes de que Moscú quiere reducir este número a tres o cuatro, lo que convertiría a la industria en un oligopolio. Volkov argumenta que la caída de la competencia daría al Kremlin la oportunidad de otorgar cuotas de mercado a las “empresas amigas”. OZI no espera que se pueda detener este proceso, pero Volkov opina que estar atentos a la situación dará tiempo a los rusos de reaccionar antes de que sea tarde. Un número reducido de canales también haría mucho más fácil desconectar la internet rusa de la World Wide Web en el caso de una crisis política.

Durante los últimos años, Leonid Volkov ha sido una de las principales figuras de la tecnología dentro del movimiento democrático de protesta de Rusia, en donde desarrolló software de democracia electrónica, supervisó los votos en línea en 2012 para el Consejo de Coordinación de la Oposición y estuvo a cargo de la campaña por la alcaldía de 2013 del activista anticorrupción Alexey Navalny en Moscú (en la que estuvo muy cerca de ir a la segunda vuelta). Actualmente, Volkov es gerente de proyecto de “Team Navalny,” donde coordina los esfuerzos para exponer la corrupción dentro del estado ruso.

OZI espera llevar a cabo este trabajo con un equipo compuesto básicamente por voluntarios y un presupuesto sostenido principalmente de financiación masiva, aunque las donaciones de las empresas que deseen apoyarlo son también bienvenidas.

*Este texto se publicó originalmente en Global Voices y fue traducido por Romina Navarro.