Tesla libera sus patentes y se une a la ola del código abierto

A partir de ahora, cualquiera puede usar las patentes de uno de los fabricantes de autos eléctricos más importantes del mundo.

AFP

El reconocido fabricante de autos deportivos y eléctricos, Tesla Motors, anunció recientemente y a través de una publicación en su blog oficial que, a partir de ahora abre sus patentes, lo que significa que no iniciaría ningún tipo de acción legal en contra de alguien que use los conceptos tecnológicos de la compañía “de buena fe”.

El objetivo de Tesla es promocionar el desarrollo de los automóviles eléctricos, lo que contribuiría a mejorar los medios de transporte sustentables, que no hacen daño al medio ambiente. Elon Musk, fundador de Tesla, la compañía “fue creado para acelerar la llegada de medios de transporte sustentables (...) nuestra verdadera competencia no es la pequeña cantidad de automóviles eléctricos que fabrica la industria automovilística, sino más bien esa enorme cantidad de automóviles a gasolina que salen de todas las fábricas del mundo a diario”.

Un gran motivante para que el fabricante de autos eléctricos haga esto es que el índice de programas de creación de autos eléctricos o que funcionen bajo cualquier otro tipo de energía que no sea fósil es demasiado bajo. Solo el 1 por ciento de las ventas de automóviles en el mundo pertenece a este mercado.

Según cifras brindadas por la propia compañía, la producción anual de automóviles ronda los 100 millones de vehículos, que se suman a los cerca de 2 billones de carros en el mundo, lo que le da a pensar que es imposible construir autos eléctricos lo suficientemente rápido como para enfrentar la crisis ambiental. Así, Tesla señala que su gran competidor no son los otros productores de vehículos eléctricos o las entidades que copian ideas, sino “enorme cantidad de carros impulsados por gasolina que salen de las fábricas todos los días”.

La compañía dice que solo no iniciará acciones legales contra aquellos que usen la tecnología de Tesla “de buena fe”, sin embargo, el comunicado no aclara qué clase de usos califican dentro de esta expresión.

Tras esta decisión, Tesla se une a la ola del código abierto u “open source”, usada por varios fabricantes y desarrolladores que creen que el conocimiento y los avances tecnológicos no deben estar coartados por ser propiedad intelectual sino que deben estar disponibles para que cualquiera pueda usarlos, darlos a conocer y mejorarlos.

El fabricante con base en Silicon Valley, meca estadounidense de todo lo relacionado con tecnología fue fundado en 2003 y obtuvo popularidad por ser uno de los primeros en desarrollar vehículos deportivos impulsados por energía eléctrica.

Temas relacionados