Un mundo de secretos

Una visita al mundo de las aplicaciones que permiten tener conversaciones secretas o encriptar fotos en el celular, entre otras ventajas.

El secreto es una construcción social preciada, como las mentiras u otras formas de decepción que no son políticamente correctas, pero sí muy útiles y usadas, moralismos aparte.

Internet como el medio de democratizar la información: adiós al problema del acceso. El lema por excelencia del hacker, la libertad de los datos, ceros y unos para todos. Era un buen deseo; era una causa noble.

La tecnología vive, al menos una parte de ella, en un pulso constante entre revelar y ocultar, una tensión entre saber y guardar que ha generado una amplia de gama de técnicas y herramientas para ambos fines.

Más allá de los asuntos militares y lejos del rango de sofisticación de la NSA (aunque siempre cerca de su alcance, al parecer), el secreto es una de las necesidades más inmediatas en un mundo que vive en perpetua conexión y en el que los dispositivos son un asunto cotidiano y hasta vital.

¿Paranoia? ¿Sobreactuación? Es probable. Poco probable, a juzgar por la millonaria oferta de compra que Facebook hizo esta semana por Snapchat, una pequeña compañía detrás de una aplicación de mensajería instantánea. Aunque la opción de compra (US$3.000 millones, aproximadamente) fue rechazada, resulta particularmente interesante que una de las funciones más sobresalientes de la aplicación es la posibilidad de que los mensajes (que contienen video o fotos) se borren después de que el usuario los ha visto.

Claro, es una aplicación muy popular entre los jóvenes, algo que la hizo aún más atractiva a los ojos de Facebook (una red social que ha aceptado que su audiencia está envejeciendo), pero es más que un producto de moda entre un segmento poblacional: este año, en nueve meses, Snapchat pasó de manejar 60 millones de mensajes diarios a 350 hoy en día.

Aplicaciones para guardar secretos, entonces. Hay varias, muchas incluso. Aquí van algunas.

Una de las preocupaciones centrales de los usuarios (y de los desarrolladores) es proteger los mensajes de texto. Además de Snapchat, Tiger Text también ofrece borrar los mensajes después de leídos y también borrar las comunicaciones del servidor de la empresa.

Black SMS convierte en burbujas negras las conversaciones de mensaje de texto, por si acaso alguien diferente al dueño del teléfono accede a ellas.

Si bien el foco son las comunicaciones, el amplio universo del secreto se extiende básicamente a cualquier tipo de información que exista en el dispositivo. Secret Apps (iPhone y iPad) es una aplicación que permite crear una carpeta en la cual se pueden incluir fotos, mensajes de voz, historial de navegación y sitios favoritos de un navegador (entre varias otras cosas) y guardarlo todo bajo el seguro de una contraseña; si alguien trata de hurgar el contenido de la carpeta, el programa toma una foto del intruso e incluso puede crear un mapa con la ubicación del incidente.