Una joya en la nube

La firma colombiana, especializada en ofrecer servicios digitales para empresas, se convirtió en el nuevo objeto del deseo del fondo Darby Overseas Investments, que inyectó US$15 millones para consolidar su operación en la región y llegar a nuevos mercados.

Con la construcción de su tercer centro de datos en Miami, Kumo espera expandir su presencia regional y consolidar un crecimiento del 100% en sus ventas.

Si hace 36 años les hubieran dicho a los ejecutivos de Datapoint, la empresa que abrió sus puertas con el objetivo de comercializar computadores y sus partes en el mercado colombiano, que una buena parte de su operación terminaría concentrándose en la nube, probablemente aquel presagio les habría sonado a una quiebra segura. Al contrario: esa nube se ha convertido en el evento que la ha disparado a ella y a Kumo, su subsidiaria, al ojo de la industria digital en la región.

Aquel experimento comenzó en 2012, cuando la noción de “computación en la nube” (todos los servicios digitales que se alojan en un servidor accesible a toda hora y que le genera a un cliente amplios ahorros por cuenta de mantenimiento de equipos y licencias, entre otros) apenas aparecía en el país. Pero la firma se decidió por ella al comprender, por una parte, que la simple comercialización de equipos y partes se había convertido en un segmento de amplia competencia y crecimientos reducidos; y por otra, que la nube era la tendencia por la cual se decantarían las grandes empresas. Además, no era en vano que firmas como Amazon decidieran convertirse en proveedores.

“Arrancamos hace tres años con la visión de proveer estos servicios en Colombia, con el diferencial de alojar los datos de los clientes en el país brindando gran tranquilidad porque nos regimos por la ley local. Además nuestros servicios carecen de cláusulas de permanencia mínima”, explica Orlando Molina, director ejecutivo de la compañía que cuenta hoy con dos centros de datos instalados en Bogotá y Medellín, que ofrecen soporte in house en español, las 24 horas del día y servicios personalizados y complementarios que se ajustan a los requerimientos de cada cliente.

De allí que durante el año y medio que lleva de operación Kumo haya sumado más de 100 clientes, de los cuales el 60% son empresas medianas y el 40% son pequeñas. Su base comprende a firmas del tipo de Conalvías, Ronda, Cisa o Profamilia y, por valor de los contratos firmados, le reporta alrededor de US$2 millones en ventas. Pero esa es solo una parte de la historia: la que se refiere al mercado local.

“Nuestros servicios y la filosofía de atención al cliente ha hecho que esos primeros clientes no refieran a otros, lo que nos permitió alojar a otras firmas de la región”, comenta Molina. Debido a ello, esa base se expandió a firmas de mercados como Perú, Centroamérica (principalmente en Guatemala y Panamá), EE.UU. (concentradas en Miami) y España (de Barcelona), lo que llevó a Kumo a constituir, como medida de contingencia, un nuevo centro de datos en La Florida: “Con él queremos evitar que el día de mañana, por cuenta de un desastre natural o de otro tipo, nuestros servidores se vean afectados y se comprometa la operación de nuestros clientes”, añade. Para el presente año, la firma aspira aumentar sus ventas en cerca del 100%.

Ese nivel de crecimiento y de expansión de sus operaciones situó a Kumo en la órbita de los negocios internacionales. Tanto, que Darby Overseas Investments, un fondo de capital privado estadounidense que desde 1994 ha manejado capitales por US$3.600 millones e invertido en 112 empresas de América Latina, Asia y Europa, la eligió como su próximo objetivo en Colombia. Por eso, desde 2013, suscribió un contrato de inversión por US$15 millones los cuales serán invertidos para expandir las operaciones en la región (a través de su tercer centro de datos y la ampliación de la capacidad de alojamiento en los dos restantes) y fortalecer su portafolio de servicios.

“Es una operación de largo plazo y Darby es especialista en consolidar retornos sobre la inversión años después de realizarla”, explica Molina.

Para Kumo, la llegada del nuevo inversionista significará la posibilidad de ampliar su presencia en un mercado en ebullición como el peruano, con tasas de crecimiento del orden del 20%, al igual que explorar nuevas opciones en Chile y Argentina. Su arma de conquista en estos nuevos mercados serán los servicios móviles, que, en el contexto de sus clientes, serán la llave para que los nuevos ahorros se generen a partir del teletrabajo.

 

 

últimas noticias