Vicepresidente de Samsung no será arrestado por escándalo de corrupción y sobornos

Un tribunal de Seúl se negó a emitir una orden captura contra Lee Jae-yong. Esto le da un respiro muy necesitado al conglomerado y al propio ejecutivo, quien es visto como el próximo heredero de la empresa surcoreana.

Lee Jae-yong a su salida de una audiencia en el Tribunal del Distrito Central de Seúl.AFP

El Tribunal del Distrito Central de Seúl, Corea del Sur, se negó este miércoles a expedir una orden de captura contra Lee Jae-yong, vicepresidente de Samsung, como parte de una investigación por soborno, tráfico de influencias y corrupción que involucraría a empresarios y altos funcionarios del gobierno de este país.

La decisión llegó después de que la Fiscalía hiciera formalmente la solicitud este lunes al asegurar que tenía pruebas suficientes para determinar que el vicepresidente de Samsung entregó unos US$36 millones a dos fundaciones de una asesora presidencial, y a su familia, a cambio de recibir autorización del gobierno para hacer una fusión entre dos de las empresas del vasto conglomerado corporativo que es Samsung, y que agrupa a más de 60 compañías.

En el centro del escándalo por corrupción está Choi Soon-sil, una asesora presidencial acusada de extorsionar a algunas de las más grandes empresas en Corea del Sur, que incluyen nombres como LG, Hyundai o Samsung, para conseguir donaciones para un par de fundaciones manejadas por ella y su familia.

La asesora está en prisión mientras se surte el juicio en su contra y enfrenta una sentencia de hasta 15 años, mientras que Park Geun-hye, presidenta de Corea del Sur, enfrenta su propio juicio político, que podría terminar por sacarla del poder. A principios de diciembre pasado, la Asamblea Nacional autorizó el procedimiento contra la mandataria.

Los argumentos de la Fiscalía no convencieron al Tribunal, que consideró que los fisacles no presentaron pruebas suficientemente sólidas. Lee ya había rendido versión por estos hechos en una larga sesión el viernes de la semana pasada y, de acuerdo con reportes de la agencia Reuters, se presentó de nuevo ante la justicia este miércoles como parte de una audiencia preliminar a la decisión de no emitir la orden de captura.

El problema que se encuentra debajo de todo este asunto es la transferencia de poder entre una generación de la familia que controla Samsung y la siguiente. El heredero con mejores prospectos para recibir este poder es Lee Jae-yong, único hijo de Lee Kun-hee; las dos hermanas de Lee Jae-yong hijo están encargadas de otras partes del conglomerado.

Lee Kun-hee era la figura mayor de Samsung hasta 2014, cuando sufrió un ataque cardíaco. La transición de poder es un asunto que, según algunos analistas, viene fraguándose desde hace varios años. Todo el asunto es complejo, por decir lo menos, debido a la amplia diversificación del emporio Samsung, que está presente en sectores que van desde la fabricación de dispositivos electrónicos, barcos y tecnología militar hasta el manejo de parques temáticos, hoteles, hospitales y aseguradoras.

La mayoría del conglomerado es controlado por una familia, una estructura muy utilizada en Corea del Sur, y conocida popularmente como chaebol. Lee Kun-hee hace parte de la segunda generación al mando de Samsung, luego de recibir las riendas del negocio cuando su padre, y fundador de la marca, Lee Byung-chul, falleció en 1987.

En su momento, esta transición tampoco fue fácil e incluyó problemas, legales algunos, con los dos primeros hijos del fundador de la empresa; Lee Kun-hee es el tercer hijo de Lee Byung-chul.

Los movimientos para cimentar el control de Lee Jae-yong han sido cuestionados por inversionistas como el millonario norteamericano Paul Singer, quien en su momento se opuso a que el brazo de Samsung dedicado a la construcción quedara bajo el control de otra empresa del conglomerado. Singer argumentaba que el precio de esta fusión era muy bajo, lo que desvalorizaba el negocio. La mayoría de los accionistas votaron a favor de la fusión en 2015.

La decisión del Tribunal le da un respiro muy necesitado a Samsung, cuya división de equipos electrónicos, la joya del conglomerado, aún se recupera luego de fracaso del Galaxy Note 7, cuyas baterías defectuosas obligaron al entierro por completo del producto. Según varios rumores, la compañía lanzará próximamente su Galaxy S8, el teléfono que le compite directamente al iPhone de Apple, aunque las fechas varían de acuerdo a las filtraciones, unas hablan de finales de febrero y otras de mediados de marzo.