Vuelve la conexión a internet en Corea del Norte

La desconexión total se prolongó durante nueve horas y 31 minutos.

Las conexiones a internet en Corea del Norte volvieron a la normalidad el martes, luego de más de nueve horas de interrupción por una falla gigante el lunes que según expertos pudo tratarse de una represalia por el ciberataque a Sony Pictures.

Entre tanto China abogó el martes por un diálogo entre Estados Unidos y Corea del Norte sobre esos ataques informáticos, aunque sin comentar la larga interrupción de internet producida el lunes en su vecino y aliado norcoreano.

Las cuatro redes de internet que dispone Corea del Norte trabajaban normalmente después de permanecer desconectadas el lunes.

La desconexión total de Corea del Norte con internet se prolongó durante nueve horas y 31 minutos según un cálculo de expertos de la firma Dyn Research, con sede en Estados Unidos y especializada en seguridad informática. 

Las causas precisas de la falla son aún desconocidas, aunque desde el fin de semana se presentaron intentos parciales que ralentizaron el de por sí difícil acceso a internet desde Corea del Norte, según esa firma.

- Especulaciones sobre origen de colapso de internet - 

"No me sorprendería si está siendo víctima de un ataque en estos momentos", estimó el lunes Doug Madory, encargado de temas relacionados a internet de Dyn Research.

El colapso ocurrió justo después que el presidente Barack Obama anunciara el domingo represalias por el ciberataque contra Sony, atribuido por el FBI a Pyongyang y que llevó a cancelar el estreno de "The Interview" (La entrevista), una cinta satírica sobre un plan para matar al líder norcoreano Kim Jong-un.

Algunos expertos en seguridad informática estimaron que lo ocurrido el lunes con la conexión a internet podría haber sido una respuesta al saqueo de información que sufrieron en noviembre la red de servidores de Sony Pictures en Hollywood.

Corea del Norte ha negado su implicación en este ciberataque y el sábado a través de su cancillería calificó de "afirmaciones sin fundamento y difamatorias" las acusaciones y ofreció a Washington colaborar en una investigación bilateral.

El ataque fue reivindicado por un grupo autodenominado Guardianes de la Paz, que utiliza en inglés la sigla GOP, curiosamente también usada en Estados Unidos para referirse al opositor Partido republicano (Grand Old Party).

Entre la información sustraida se encuentran guiones, documentos financieros, contratos, datos personales de empleados y comunicaciones internas con incómodas revelaciones.

Sony Pictures, cuyos llamados a los medios para que no filtraran la información robada fueron desoídos, advirtió este martes que podría demandar a la red social Twitter si está sigue permitiendo el funcionamiento de cuentas que se difunden ese material.

La semana pasada Sony canceló el estreno previsto para este mes del film en el cual la CIA trata de asesinar al líder norcoreano aprovechando que dos periodistas logran permiso para entrevistarle.

En una entrevista difundida el domingo en CNN, Obama dijo que no piensa "que se trate de un acto de guerra, sino de un acto de cibervandalismo" y prometió una respuesta "proporcional" a este ataque, sin dar detalles.

En el departamento de Estado, la portavoz adjunta Marie Harf dijo no estar en medida de comentar las informaciones sobre problemas de conexión a internet en Corea del Norte.

Estados Unidos "examina una serie de opciones" en respuesta al ciberataque, añadió. "Entre nuestras respuestas, algunas serán visibles, otras no", concluyó Harf.

- China intercede - 

El ministro chino de relaciones exteriores abogó este martes por la búsqueda de un acercamiento. "Esperamos que Estados Unidos y la RPDC (República Popular Democrática de Corea) puedan comunicar sobre ello" dijo una portavoz del ministerio chino de Exteriores, Hua Chunying.

Pero ese acercamiento no se anuncia fácil. El lunes en el Consejo de Seguridad, la embajadora estadounidense, Samantha Power, encabezó de nuevo el aluvión de críticas al regimen comunista al que acusó de hacer vivir "una pesadilla" a sus ciudadanos.

Power citó testimonios de exprisioneros de campos de trabajo norcoreanos que relatan un sinnúmero de "atrocidades": prisioneros obligados a comer raíces o ratones para sobrevivir, violados y sometidos a "castigos sádicos".

Por otro lado las negociaciones para que Corea del Norte ponga fin a su programa nuclear a cambio de incentivos permanecen interrumpidas aunque Pyongyang, que abandonó estas negociaciones en 2009 tres años después de realizar su primer ensayo nuclear, ha propuesto reanudarlas.