RESEÑA

Xiaomi Mi 9, la experiencia que nos deja luego de un mes de uso

Elegancia, versatilidad y procesamiento son los aspectos que más relucen de este dispositivo. No obstante, su fabricante debería invertir más en desarrollo de cámara. Aquí la reseña de este dispositivo.

Un poderoso procesador, acompañado de una memoria RAM de 6GB hacen de este equipo uno con buen rendimiento.Cortesía Xiaomi

Los ‘Mi Fans’, nombre que reciben los amantes de Xiaomi, se caracterizan por creer en la promesa con la que nació esta marca tecnológica, que al parafrasearla reza algo así: “ofrecer tecnología de punta a precios que la gente pueda pagar”. De allí que al analizar uno de estos dispositivos sea imposible no revisar su relación precio beneficio. 

Habitualmente cuando se hacen reseñas este medio acostumbra dejar el precio para el final, pero con el Mi9 se vale reescribir las reglas para saber si su promesa sigue vigente. El costo promedio que anuncia la marca ronda $1.300.000 ¿vale la pena?

Procesamiento, almacenamiento y batería

Arrancamos con lo técnico, y es que una de las cosas que más resaltan de este dispositivo es que integra uno de los procesadores de punta que actualmente tiene Qualcomm, el Snapdragon 855, mismo que tienen otros dispositivos como el Samsung Galaxy S10 5G y el Google Pixel 2.

Probamos su procesamiento corriendo juegos de alta exigencia, todos los corrió con gráficas en alta resolución y con una muy buena fluidez. De vez en cuando experimentamos recalentamientos en el dispositivo, pero nada fuera de lo normal.

Lea también: Lo bueno y lo que puede mejorar de la joya de la corona de Samsung

En cuanto al funcionamiento cotidiano, algo que destaca es aprovechamiento energético, y esto es sorprendente, ya que la capacidad de su batería se encuentra un tanto atrás de lo que se podría encontrar en el mercado por un precio similar, es de 3.300 miliamperios; no obstante, en el uso que le dimos alcanzó a superar el día de duración. Lo anterior muy probablemente se deba al buen desempeño de su procesador.

Continuando con su batería esta permite una carga rápida de 27W, y una inalámbrica de 20W.

En cuanto almacenamiento interno, este teléfono cuenta con 64 GB, aunque hay versiones de 128 GB. Los comentarios sobre esta característica los reservamos para la sección ‘Lo que se puede mejorar’ que encontrará más abajo en este texto.

Diseño y pantalla

El Mi9 es un teléfono que resalta a primera vista, y esto porque en su parte trasera integra una cobertura en vidrio que integra un degradé de colores, muy a la moda de los últimos lanzamiento de Huawei y Samsung

Para este caso, probamos el teléfono que en su parte trasera es mayoritariamente azul, pero al jugar con la luz, sus tonalidades pueden arrojar verdes, amarillos, púrpuras, naranjas y rojos. 

Este teléfono tiene unas dimensiones de 155 milímetros de alto por por 75 mm de ancho, 7,6 mm de espesor y un peso de 173 gramos. Los ángulos rectos son inexistentes en este terminal, todas sus esquinas son redondeadas, incluso la frontera entre su pantalla y la parte trasera, algo que favorece su agarre.

Le puede interesar: Huawei P30 Pro, esta es la experiencia que nos deja tras un mes de uso

En cuanto a su pantalla, el MI9 integra una super Amoled de 6,39 pulgadas. La experiencia de uso podría calificarse como sobresaliente, los colores son vívidos y los contrastes muy bien manejados.

Otro punto a su favor es el aprovechamiento de la pantalla, que reduce muy bien los bordes dejando un elegante marco en sus costados interrumpido en la parte superior por el ‘notch’ en forma de gota que contiene su cámara frontal. 

En el costado derecho encontramos los botones de volumen y bloqueo. En la parte izquierda está el puerto para insertar la tarjeta SIM y la memoria expandible y, justo a su lado, un botón extra que el usuario puede aprovechar, por ejemplo, para activar el asistente inteligente de Google.

En la parte superior se encuentra ubicado un micrófono y un bombillo led, que más adelante explicaremos para qué sirve, mientras que en la parte inferior encontramos el puerto de carga tipo C, un altavoz y otro micrófono.

Biometría y seguridad

Xiaomi integra en este dispositivo un lector de huellas ubicado debajo de la pantalla y reconocimiento facial. La experiencia que encontramos con esta identificación biométrica es similar a la de otros equipos que integran tecnologías similares.

Aquí nos adelantamos a ‘Lo que se puede mejorar’ en materia del sensor de huellas, ya que la experiencia que nos deja es un poco torpe, hubo casos en los que, tras repetidos intentos, la única escapatoria para desbloquear el teléfono fue ingresando el patrón de puntos.
En cambio el reconocimiento facial funcionó correctamente, incluso en escenas con poca luz. 

Cámara

La batería de cámaras de este dispositivo integra cuatro lentes, tres en su parte trasera y uno en la frontal. En cuanto al trío de cámaras encontramos una principal de 48 megapíxeles, un gran angular de 16 megapíxeles y un teleobjetivo de 12 megapíxeles. 

Le sugerimos leer: Xiaomi Mi 9 ¿el primer teléfono que puede lograr una buena foto de la luna?

En general el resultado fotográfico es aceptable, sólo hay un detalle y es que las fotografías que arroja tienen a aclarar el tono de piel de las personas en condiciones lumínicas de ambientes cerrados, como el de una oficina. 

Por lo demás se aplaude que integre un gran angular y un modo retrato que, aunque no es editable, sí deja resultados bastante profesionales. 

Lo que destaca

Además de su procesamiento, hay varios detalles que enamoran de este dispositivo. Uno de estos tiene que ver con el bombillo que integra en su parte superior y que mencionamos anteriormente, en sí este es un led infrarojo que permite que el teléfono sirva también como control remoto para televisores, decodificadores y aires acondicionados sin la necesidad de tener conexiones a internet. 

Esto resulta bastante útil y ya nos hemos topado con esta característica en otras máquinas chinas como Huawei y Honor

Otra cosa que resalta es su capa de personalización, la MIUI Gobal 10.2, que fue la que probamos porque ya hay una actualización a V10 29.0. Esta es bastante intuitiva y le apuesta a la iconicidad simple, algo que refuerza su aspecto elegante. 

Por otro lado encontramos un modo oscuro que se adapta bastante bien al teléfono, no solo en aplicaciones nativas como calculadora, block de notas y demás, sino también en su fondo de pantalla. Hay un protector de un desierto que cambia de día a noche dependiendo al tiempo que cambia la hora del usuario. 

Lo que puede mejorar

El sonido es lo primero, siendo un celular con un poderoso procesador este podría ser un gran candidato para un gamer que podría ver en él un buen dispositivo a bajo precio. Solo tiene un parlante y por su nivel sería una buena apuesta que integrara un segundo para alcanzar un sonido estereo envolvente. 

Otro aspecto a mejorar, por su precio, es la memoria. 64 GB, si bien no es algo despreciable, deja mucho que desear cuando la misión de la compañía es dar lo mejor por un precio razonable. Por más de un millón de pesos que vale este dispositivo 128 GB podría ser más razonable. 

Por último tenemos la funda, bien que Xiaomi la integre en la caja del equipo, pero lamentablemente esta desaprovecha algo que aplaudimos unos párrafos atrás, el diseño. Resulta que la funda es negra, algo más acorde podría ser una transparente. 

873631

2019-07-30T17:58:36-05:00

article

2019-07-30T21:38:12-05:00

dojeda_1319

none

Diego Ojeda / @diegoojeda95.

Tecnología

Xiaomi Mi 9, la experiencia que nos deja luego de un mes de uso

63

8652

8715