contenido-exclusivo

Eusebio Unzué: “Ojalá la mala suerte nos respete”

El director del equipo Movistar, en el que corre el colombiano Nairo Quintana, habló con El Espectador en Bruselas antes de la etapa de este lunes, de 215 km entre las poblaciones de Binche y Epernay.

El equipo Movistar, liderado por Nairo Quintana y Mikel Landa, no tuvo ayer una buena contrarreloj en el Tour de Francia. / AFP
El equipo Movistar, liderado por Nairo Quintana y Mikel Landa, no tuvo el domingo una buena contrarreloj en el Tour de Francia.AFP

En el pelotón se sabe que Nairo Quintana y el Movistar llegaron a un acuerdo para no renovar el contrato del colombiano que termina a finales de este año. Que eso no cambiará así el boyacense gane este Tour de Francia, situación que le daría un bono extra, mas no una extensión de su vínculo. También se rumora, bien pasito, que el equipo francés Arkea- Samsic tiene una negociación adelantada para que el ciclista nacional sea su líder la próxima temporada. En España creen que a Nairo ya le pasó su momento y que, como es habitual en un deporte diseñado para sufrir, el tiempo arriba ha terminado y solo resta bajar, de manera digna. Y que ese recambio es normal, sano y necesario para la competencia.

Eusebio Unzué, el director del Movistar, se ha caracterizado por oxigenar sus nóminas de corredores a lo largo de 40 años de profesión. Cuatro décadas de ir y venir por toda Europa obteniendo victorias importantes, derrotas dolorosas, pero sobre todo buscando siempre una escuadra balanceada. En el reciente Giro de Italia lo demostró con el triunfo del ecuatoriano Richard Carapaz, algo que espera repetir ahora en Francia. ¿Con quién? “La carrera es la que pone a todos en su sitio. Nosotros tenemos planes alternos en caso de que suceda algo. Hay que ir más allá de los patriotismos y mirar hacia delante. Nairo y Mikel Landa llegan en buena forma y depende de ellos y de sus piernas cuál será la estrategia a tomar”, le dice Unzué a El Espectador.

Con palabras lentas y de forma minuciosa, el jefe del equipo español sigue desarrollando su idea. “Nairo ha estado tres veces en el podio y eso le da una ventaja sobre los demás. Pero fíjate lo que pasó en el Giro: íbamos con Landa como capo y apareció la montaña, Richard se mostró más fuerte y listo, cambio de táctica, a trabajar por él. Punto. Así funcionan las cosas y si uno no se adapta a las condiciones puede desfallecer en una prueba de tres semanas”.

Vea también: Egan y una buena contrarreloj

Aunque a Unzué le gusta el recorrido de esta edición y las llegadas en alto a más de dos mil metros sobre el nivel del mar, hay algo con lo que no está de acuerdo: las bonificaciones en la meta. “Entiendo que ese sistema garantiza el espectáculo y el deporte puede ser más visible, pero sería injusto que un Tour se decida por una bonificación. En otras palabras, que el campeón sea el que haya cogido más segundos extras en la línea y no el que los haya tomado durante el fulgor de la competencia, en un ascenso fuerte, en una bajada, en el llano, en cualquier lado”.

A pesar del calor de Bélgica en esta época, que acusa el uso de gorra y una botella de agua en la mano, Unzué no transpira, mantiene esa limpidez con la que seguramente se le verá el 28 de julio en los Campos Elíseos de París. “Hay que estar bien presentado”, dice con una entonación fuerte, pero que no incomoda. Eusebio sube al gigantesco bus en el que sus hombres escapan de los rayos del sol, que más parece un hotel ambulante, vuelve y baja, y sigue hablando. “Sabes que veo a Nairo muy bien. Esta vez sumó los kilómetros necesarios antes del Tour y creo que puede responder en la parte clave, que será la tercera semana. No creo que llegue desgastado. Todo lo contrario, tiene con qué regular las fuerzas y ser inteligente. Al fin de cuentas de eso se trata esto: de ser el más perspicaz, porque no siempre el mejor es el que gana”.

Vea también: Con caídas y sorpresa comenzó el Tour de Francia 2019

La fórmula de Unzué para imponerse en una de las tres grandes no cambia. De hecho, la repite con tal seguridad y tranquilidad que sus facciones se relajan. “Salud, buen estado de forma y que la mala suerte nos respete. Eso es lo que uno pide a diario para sus ciclistas”. Por ahora, con una nómina renovada (solo Mikel Landa y Andrey Amador corrieron en Giro), Eusebio espera terminar con la hegemonía del Ineos, vencedor en las últimas cuatro ediciones de la prueba (tres con Chris Froome, hoy ausente, y una con Geraint Thomas).

“No me pidas que te diga un rival fuerte porque todos lo son, aunque creo que ya se sabe a cuál hay que tumbar. Ojalá este largo camino tenga un buen final y que las ganas lo hagan corto”, concluye el director de 64 años que les sigue apostando al tiempo y al proceso como pilares del ciclismo así como a Nairo en este Tour de Francia, el último del colombiano con el Movistar.