Mikel Landa: “Necesito mi luto y que me dejen en paz unos días”

El español habló en la rueda de prensa de la jornada de descanso. Su frustración fue evidente, al igual que la rabia que lleva por dentro al perder minutos por su caída en la décima etapa del Tour de Francia.

El ciclista de 29 años en el día de descanso del Tour 2019.Cortesía

Ante de salir a rodar en el día de descanso, Mikel Landa habla con un periodista español y le cuenta lo que pasó en la décima etapa del Tour de Francia en la que se cayó y perdió tiempo en la general. El corredor relata que por fortuna no se estrelló contra una señal de tránsito, que no se dio cuenta cuando Warren Barguil se recostó sobre él y al levantarse, tres minutos después, estaba bajo un árbol. “Pero, qué carajos hago acá. Ni yo sabía. Y el auto venía atrás entonces mientras esperé por la bicicleta nueva perdí mucho”.

La frustración del ciclista de 29 años es inocultable. En la rueda de prensa, a la que asiste por cortesía y sin ganas, se limita a dar respuestas cortas, con ojos nostálgicos y  la resignación de una carrera que está terminada para él.

“Me levanté con un dolor en el brazo, en la nariz y ya. Eso sí, estoy peor de ánimo. Las caídas parecen una maldición y no le quiero dar más vueltas a eso”. En cuanto a lo que queda de competencia, Landa, un entristecido Landa, no tiene idea de lo que hará más adelante. “No lo sé”, manifiesta de manera escueta, breve, tratando de disimular el dolor y la rabia que lleva dentro, que por cierto oculta de gran forma. A su lado, Nairo Quintana lamenta lo sucedido con su compañero. Él sabe que ahora es la única carta del Movistar, pero procura no irse por ese lado y solo le da ánimos al ibérico.

Barguil, el responsable del mal momento (sin intención), ya pidió disculpas en las redes sociales. Pero eso a Mikel no parece importarle. “No he mirado mi celular, no lo pienso hacer. No tengo nada que me enganche y que me motive. Ya veremos si más adelante vuelven las ganas”. Palabras de una derrota anticipada, de una mirada que en otras veces irradia fuerza, pero que ahora solo refleja la desilusión.

Visite nuestro especial del Tour de Francia 2019

“Necesito mi luto y que me dejen en paz para ver si puedo ir por el triunfo de una etapa. De seguro el tiempo que perdí me dará margen para actuar”. Finalizada la rueda de prensa en el hotel Chateau de Salettes, a 25 minutos de Albi, Mikel es el primero en dejar el diminuto cuarto y va a su habitación. Unos minutos después aparece con su uniforme y el caso amarillo, pues el Movistar ahora comanda la clasificación por equipos del Tour. “Hay que usarlo antes de que no lo quiten”, dice mientras le pide a uno de los mecánicos un bolífragro para marcarlo. Cuando baja del camión se encuentra con Alejandro Valverde, un par de palmadas en la espalda del joven dadas por el veterano y aparece la primera sonrisa.

“¿Cómo estás? Ya te sentirás mejor”, le suelta el campeón mundial de la ruta, siempre impecable con su maillot arcoíris y sus gafas azules polarizadas. Mikel toma su bicicleta, la que tiene el número 65, deja que un aficionado la levante para sentir su peso, y espera a que los demás estén listo para salir a rodar unos cuantos kilómetros. “Es que ya no le quiero echar cabeza. Sí, pudo ser peor, pero duele que pasen estas cosas”, le dice a El Espectador. Luego se despide cordialmente, bebe un poco de agua y parte solo por una bajada en un camino rural al lado de un cultivo de trigo. Landa se va perdiendo a la vista lentamente, gira a la izquierda y desaparece, tal cual se esfumaron las intenciones de ganar el Tour.

Le puede interesar: "Colombianos en el Tour de Francia: de "Cochise" y Lucho Herrera a Nairo y Egan Bernal"

871186

2019-07-16T09:41:04-05:00

article

2019-07-17T03:30:56-05:00

igonzalez_1278

tour-de-francia-2019

Camilo Amaya /Enviado Especial Albi

Ciclismo

Mikel Landa: “Necesito mi luto y que me dejen en paz unos días”

68

3911

3979

 

últimas noticias