7 Feb 2021 - 4:00 p. m.

4 destinos cerca de Bogotá para disfrutar del calor de una fogata

Las nuevas tendencias de viajes incluyen planes más íntimos, sencillos y familiares. En la nueva realidad, los mejores momentos serán aquellos donde se comparta y se disfrute de conversaciones amenizadas por el calor de hogar, pero en nuevos espacios.

Redacción Especiales - mcastano@elespectador.com

El fuego ha jugado un papel fundamental en la existencia humana durante milenios. No solo era una fuente de luz y calor en las noches frías y oscuras, sino que era también el lugar donde todos se reunían para preparar comida, compartir historias y unirse como comunidad.

Dada la importancia de este elemento en nuestra identidad colectiva, no es de extrañar que muchos viajeros todavía encuentren consuelo en reunirse alrededor de una fogata para tostar masmelos o disfrutar de una taza de chocolate caliente en una noche fresca. Verdaderamente puede ser uno de los placeres simples de la vida, todo lo que se necesita para mantener la magia en marcha es arrojar otro tronco a las brasas ardientes.

Estos son cuatro destinos que Booking.com identificó para disfrutar alrededor de una fogata, un plan sencillo, íntimo y muy familiar.

1. Guasca: una conexión obligada con la naturaleza

El nombre de este destino significa ‘Cercado de Cerros’ y está ubicado a pocos kilómetros de Bogotá, se caracteriza por ofrecer a sus visitantes unas vacaciones de lujo. Por su clima y geografía, es un lugar con alta demanda en lo referente a turismo de naturaleza y aventura.

Un viaje en globo aerostático es una de esas experiencias únicas e irrepetibles que ofrece el destino, pero si además se puede ver el paisaje y las hermosas montañas colombianas, ya se convierte en un lugar obligado para visitar. Una experiencia única ya sea al atardecer, acompañada de una copa de champaña junto a una gran fogata harán que salir de casa valga la pena y lo mejor que se mantiene el aislamiento preventivo necesario.

En cuanto a alojamiento, Guasca ofrece estadías para todo tipo de viajeros, desde hoteles con todas las comodidades hasta espacios más aventureros y descomplicados como camping.

2. Guatavita: paraíso montañoso

Reconocido por su arquitectura colonial, este destino está a 2 horas aproximadamente de la capital. Es un lugar rodeado de naturaleza y leyendas, lo que permite ser el albergue ideal para viajeros que busquen tranquilidad, reconexión y distanciamiento social.

El Glampling se tomó este destino, siendo este el tipo de alojamiento más encontrado para pasar las noches frías y estrelladas de la región. Perfecto para un plan romántico que combina la experiencia del ‘camping’ con el confort de un hotel de lujo, y que permite disfrutar del magnífico paisaje del embalse y las montañas mientras se goza de las mejores comodidades.

Contar con la tranquilidad perfecta al calor de una chimenea privada puede denominarse un placer perfecto para salir de casa.

3. Suesca: las rocas son la diversión

Denominada localmente como la “Roca de las Aves” por sus enormes piedras y altas montañas. Este destino es el más visitado para escalar y reconectarse con la naturaleza. Principalmente es el centro de encuentro de jóvenes que buscan vivir experiencias fuera de lo común.

La mayoría de los visitantes optan por llevar su carpa, armarla al lado de la laguna y hacer de una fogata una noche diferente, lleno de música y diversión. Este lugar combina la experiencia al aire libre y el contacto con la naturaleza, sin dejar de lado la iluminación, calefacción y comodidad.

(Lea también: 7 glampings cerca de Bogotá para disfrutar del lujo de la tranquilidad)

4. Villa de Leyva: una noche fría en la ciudad colonial de Boyacá

Ciudad declarada Monumento Nacional de Colombia y Pueblo Patrimonio de Colombia. Este lugar boyacense conserva en su arquitectura las muestras más auténticas del pasado colonial. Es uno de los destinos turísticos más importantes de Colombia y uno de los más buscados para hacer actividades al aire libre, por lo que el distanciamiento social no será algo difícil de cumplir.

Gracias a su cercanía a Bogotá y su magnífico clima, Villa de Leyva es un destino perfecto para pasar un puente en familia o con amigos. Acompañados de una buena copa de vino y una tibia chimenea, los viajeros disfrutaran de las noches estrelladas de este lugar, la calma que lo caracteriza permite tener experiencias inolvidables.

Y seguro que los alojamientos encantaran a todos sus visitantes, con fachadas coloniales y blancas, este lugar se caracteriza por ofrecer grandes casas en las que sin duda la chimenea será protagonista y anfitriona para convocar a los invitados.

Comparte: