25 Sep 2012 - 9:12 p. m.

África, tierra inhóspita y aventurera

El continente sorprende con sus contrastes. Desde la experiencia de hacer un safari , escalar altas montañas, relajarse en una paradisiaca playa o visitar el refugio de los únicos gorilas de montaña que habitan en el planeta.

Sandra del Castillo

Vida en estado salvaje. Así es África. Un inmenso territorio lleno de contrastes con una diversidad única. Tierra inhóspita, ferviente, donde conviven en un mismo continente la majestuosidad de las cataratas Victoria, en Zambia, el desierto del Sahara, la moderna y cosmopolita Ciudad del Cabo, en Sudáfrica y los terrenos más agrestes de Masái Mara, en Kenia, hábitat natural de leones, leopardos, rinocerontes, elefantes y búfalos.

En verano las temperaturas son tan altas que pueden llegar a los 45 grados. Pero los animales ya han aprendido a convivir con las inclemencias del clima y, por eso, no es fortuito ver desde la carretera áspera una hilera interminable de cebras y elefantes caminando en busca de un riachuelo para beber agua.

Sin temor a equivocarse, el destino soñado para los amantes de la vida silvestre que no quieran perderse del espectáculo de la fauna africana es Masái Mara, la reserva más importante de Kenia. El viaje es una travesía al corazón del continente, a aquellos parajes que se ven en las películas, pero en un ambiente seguro.

El parque está dividido por el río Mara, que suministra el agua de los animales que habitan la reserva. De julio a octubre, durante la estación más seca, se pueden ver ñus, cebras, cientos de tipos de aves, hipopótamos, cocodrilos, rinocerontes, leones, gacelas y leopardos.

Un poco hacia el sur se encuentra una de las reservas naturales más impresionantes por su belleza y majestuosidad. Se trata de las cataratas Victoria, situadas en la línea divisoria entre Zimbabue y Zambia. No sólo son las más altas del mundo sino también las más caudalosas. Uno de los mayores desafíos para los viajeros aventureros que decidan sumergirse en la Piscina del Diablo, junto al borde de los 100 metros de caída de las cataratas.

Si todavía se quiere una experiencia más intensa, una buena opción es visitar el monte Kilimanjaro, en Tanzania, y sorprenderse una vez más por los contrastes que ofrece esta tierra donde además de desiertos hay nieves perpetuas en la montaña más alta del continente, que alcanza los 5.895 metros.

El Kilimanjaro no es visitado por turistas solitarios, se recorre en excursiones. La elevación se encuentra dentro del parque nacional que lleva el mismo nombre. La ascensión a la cumbre es bastante fácil en términos técnicos, pero a lo largo del trayecto lo más fascinante y el mayor reto es soportar el cambio de clima.

El destino donde habitan los últimos 700 gorilas de montaña que quedan en el planeta son las escarpadas montañas de Virunga, en Ruanda. Estos animales se encuentran en una región virgen sobre un volcán extinto y los turistas pueden visitarlos en una excursión inolvidable que los dejará sin aliento.

¿Quién podría imaginar que uno de los lugares preferidos para realizar safaris en África ostenta también una de las mejores playas del mundo? Pareciera casi imposible, pero por suerte Tanzania se siente orgullosa de contar con Zanzíbar, una isla a 70 kilómetros de la antigua capital del país.

Las paradisiacas playas de arena blanca y agua color turquesa son un espectáculo del que podrán disfrutar quienes decidan pasar sus últimos días en el continente africano, mientras observan desde alguno de los hoteles los graciosos movimientos de un delfín jugando en una que otra ola que rompe la superficie.

África es un espacio que invita a la relajación y al disfrute de tanta majestuosidad en estado natural.

Temas relacionados

ÁfricaBuen Viaje Vip
Comparte: