27 Jan 2010 - 1:16 a. m.

Barranquilla, en ruta de Carnaval

“Tradición viva de Colombia” es el lema de este año.

Redacción Buen Viaje

“Buenas noches presidente, buenas noches cómo está, buenas noches presidente, buenas noches cómo está... La danza del garabato lo ha venido a saludar, la danza del garabato lo ha venido a saludar, la danza del garabato lo ha venido a saludar... Cuando Emiliano se muera yo voy a cargá el cajón, cuando Emiliano se muera yo voy a cargá el cajón, le voy a prendé una vela y a zampale un trago e ron, le voy a prendé una vela y zampale un trago e ron...”.

Así, con garabato de por medio, Barranquilla deja abiertas sus puertas de nuevo para gozar, con alegría y jovialidad, con fandango y emoción,  con danza y monocuco, con Rey Momo y tambor. Y lo hizo porque en este 2010 la temporada de precarnaval se inició el 16 de enero con la Lectura del Bando y va hasta el 12 de febrero. En esos días habrá en promedio unas 500 mil personas disfrutando. Y ya en pleno Carnaval, que va desde el 13 hasta el martes 16 de febrero, serán más de 20 mil danzantes los que entren en escena.

Entre todos los protagonistas culturales que tendrá la celebración, estarán Giselle Lacouture, Reina del Carnaval; Rafael Altamar, Rey Momo, y Keyth Arenas y Juan Sebastián Fontalvo, los reyes del Carnaval de los Niños. Junto a ellos, más de tres mil músicos: grupos de millo y papayeras presentes en la realización de 19 eventos gratuitos y abiertos al público prácticamente en un 95%.

La celebración tendrá novedades en la agenda, pues coincide con la celebración del Bicentenario de la Independencia colombiana y se busca “reflejar un Carnaval que recoge múltiples tradiciones de más de dos siglos de estar en el contexto de la ciudad y haberse constituido en señal de identidad de Barranquilla”, apunta la organización.

Entre los cambios se cuentan el Carnaval al Parque e Iniciativas Ciudadanas, que impulsan el carácter popular de la fiesta. Además, se contará con “la presencia de artistas plásticos en la creación de elementos simbólicos como las carrozas de la Batalla de Flores, que tendrán mayor tamaño y efectos, para lo que se adecuará el escenario principal del Carnaval, la Vía 40”, agregan.

 Entre los eventos más sonados están, de acuerdo con la Fundación Carnaval de Barranquilla, la Fiesta de Comparsas, Fiesta de Cumbias y Danzas, Carnaval su música y sus raíces, durante el precarnaval; y Desfile del Rey Momo, la Gran Parada de Tradición, el Festival de Danzas Especiales y de Relación y, finalmente, Joselito se va con las Cenizas.

Para estar acorde con la celebración del Bicentenario habrá danzas tradicionales en ciertas carrozas donde se mostrará la historia cultural del país, esa que ha hecho que el Carnaval de Barranquilla sea considerado Patrimonio Cultural e Inmaterial de la humanidad por la Unesco.

Y para completar el colorido y la diversión, se adelantó un convenio entre Electricaribe y la Fundación Carnaval de Barranquilla para “subterranizar los cables de alta tensión que atraviesan la Vía 40, lo que además de garantizar la movilidad, contribuye a la seguridad de los asistentes al escenario principal del Carnaval y un aporte para la industria de la ciudad”, recalcan los organizadores.

Junto a todo esto, el evento del Bicentenario será el escenario propicio para celebrar los veinte años del Carnaval de los Niños y los quince del rescate de la figura del Rey Momo. La directora de la Fundación Carnaval de Barranquilla, Carla Celia, agregó que la expresión oral del Carnaval será de nuevo rescatada por el Encuentro de Letanías y la preservación del Teatro Popular por el Encuentro de Comedias, que se realizan dentro de los cuatro días de carnestolendas.

De esta forma, el próximo 16 de febrero serán todos los parranderos, al unísono, quienes en medio de la fiesta y la diversión cantarán sin parar y al ritmo del garabato las dos estrofas finales del coro de aquella canción que prendió la rumba un mes atrás:

 “Yo soy muy barranquillero y no puedo permitir, yo soy muy barranquillero y no puedo permitir, que aquí venga un forastero a echarme vainas a mí, que aquí venga un forastero a echarme vainas a mí...

Ya me voy a despedir, ya yo me estoy despidiendo, hasta luego compañeros, por ahí nos vamos viendo, hasta luego compañeros, por ahí nos vamos viendo...”.

Comparte: