11 May 2016 - 2:00 a. m.

Bosques de piedras

El mundo nunca deja de sorprender, y viajar, así sea a lugares cercanos, es una de las formas de convencerse de que la naturaleza de este planeta mucha veces resulta inimaginable, casi como una ilusión, surreal.

Redacción Buen Viaje

¿Bosques de piedras? ¡Sí! Existen, y quedan en el condado autónomo de Shilin Yi, a unos 120 kilómetros de Kumming, la capital de la provincia de Yunnan, en el sur de la inmensa China.

Esta formación de roca cárstica, como se llama a las piedras, como la caliza, tras una reacción química de descomposición mineral, es, sin duda, la atracción turística estrella de esta región y la convierte en dueña de un paisaje que sólo parecería posible. A simple vista, las formaciones rocosas, que se ven surgir desde la superficie como lanzas que cruzaron desde el otro lado, se levantan en algunos casos hasta los 30 metros de altura, pero al caminar entre ellas, el paseo se desenvuelve en una especie de laberinto gigante.

El lugar comprende un área de 350 kilómetros cuadrados, tan grande que en muchas zonas es necesario utilizar pequeños coches o guías para no perderse en la inmensidad y conocer los impresionantes paisajes que ofrece la naturaleza en el interior. Sin embargo, un recorrido por los sitios más emblemáticos y frecuentados (alrededor de siete) se puede hacer en un par de horas. Es así como un turista puede dar un paseo por los bosque de piedra mayor y menor, el lago Largo, el lago de la Luna, la cueva de Zhiyun, la cascada Dadie, la cueva Qifeng, el bosque de piedra de Naigu y la aldea Suogeyi, estos dos últimos declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2007.

A pesar de estos puntos destacados, el camino ya es una experiencia para recordar y a pie se podrán atravesar senderos, ríos subterráneos, pasadizos, cuevas y puentes naturales, además de otros lugares muy visitados, como el pabellón del León, desde donde se tiene una excelente panorámica, o el estanque de la Espada, un camino elegido por pocos, en el que se puede estar completamente solo y apreciar algunas de las vistas más bellas. Muy cerca es posible observar paisajes como los Dos Pájaros, el Elefante sobre Una Tarima o la Tortuga de Cien Años, bautizados así por la forma de las rocas.

Los bosques de piedra de Shilin son tan antiguos que parecen haber nacido con el mundo, sin embargo, son tan inmensos y guardan tantos secretos que aún no han sido descubiertos en su totalidad. Un destino para salir de la rutina y disfrutar de uno de los lugares más recónditos de este gigante asiático.

Temas relacionados

ChinaBuen viaje
Comparte: