7 Dec 2010 - 10:48 p. m.

Boyacá brilla en esta Navidad

Concursos de coros, villancicos y actividades culturales dan la bienvenida a los turistas.

Redacción Buen Viaje

Los 33 escalones que conducen al Pantano de Vargas o Monumento a los Lanceros en Paipa se vistieron de luces para darles la bienvenida a propios y extraños a la temporada de Navidad. El imponente monumento de 33 metros de alto, del maestro Rodrigo Arenas Betancourt, conjuga su belleza arquitectónica con el alumbrado decembrino que se encendió desde ayer para brillar tal cual lo hizo el Ejército Libertador cuando cruzó el Páramo de Pisba para enfrentarse con los españoles.

Junto a ellos, el escenario que también se iluminó fue el histórico Puente de Boyacá, a una hora de Paipa, con un  monumental arco decorado con luces, ángeles con sus trompetas postrados en las esquinas del puente y venados finamente delineados que descansan sobre el piso para recordarles a los turistas que la temporada más esperada por todos llegó para quedarse.

Anoche el cielo de Tunja  se alumbró como es tradición desde hace 53 años para celebrar del 16 al 22 de diciembre el Aguinaldo Boyacense, la fiesta más grande de Boyacá para Colombia. El firmamento se ilumino con fuegos artificiales que formaban diferentes figuras y destellos de varias tonalidades en el cielo.

Los visitantes que decidan pasar una temporada en la ciudad tendrán la posibilidad de disfrutar el imponente desfile de carrozas, comparsas, disfraces y las verbenas populares, en las cuales participan artistas nacionales y extranjeros.

Y en cuanto a la Plaza de Bolívar de Tunja, como de costumbre se vistió con un fino techo de miles de luces ubicadas en el firmamento. Se trata de una malla que resplandece en medio del fervor y la alegría de los miles de turistas que se disponen a disfrutar de una de las tradiciones más bellas del departamento.

Las calles se engalanan con un destello de luces en el centro histórico y las principales avenidas de la ciudad para mostrar una vez más que la capital es un recuento de historias, iglesias de arte religioso, casonas de solares amplios, museos, calles empedradas y casas antiguas, como la del escribano Juan de Vargas, la Casa del Fundador, Santa Clara La Real, La Pila del Mono, su imponente catedral, las iglesias del Topo, Santo Domingo y Santa Barbara, por mencionar sólo algunas.

Pero el Aguinaldo se extiende a otros municipios. Es el caso de Paipa, un destino turístico excelente que ha aprovechado sus recursos naturales, como las termales, para atraer visitantes, sobre todo en esta época del año cuando se congregan miles de turistas a disfrutar de carrozas, comparsas, festival de orquestas y una variada programación cultural.

La misma tradición la viven las ciudades de Chiquinquirá y Garagoa, que rescatan sus tradiciones culturales con sus llamativos desfiles de casillas y luminarias elaboradas por los artesanos campesinos.

En la Noche de las Velitas los mejores polvoreros de la región se da cita en Villa de Leyva para brindar con sus luces un espectáculo maravilloso. Las aceras, los balcones y las terrazas se llenan de velas y los visitantes se deleitan con el espectáculo colorido del concurso de juegos pirotécnicos.

Rutas para Navidad

De las 16 rutas que prepararon este año la Gobernación y la Secretaría de Cultura y Turismo de Boyacá para invitar a disfrutar de la Navidad, la ruta de la luz es la más visitada porque hace el recorrido por los siete pueblos más bonitos del departamento.

El ciclo inicia en Paipa, ubicado aproximadamente a 45 kilómetros de Tunja, un municipio reconocido en el país por sus populares aguinaldos, comparsas, carrozas, verbenas populares, concurso de coros navideños y el gran concierto de Fin de Año. Desde allí el recorrido parte hacia la ciudad de Duitama, donde se encuentra el pueblito boyacense y donde quienes decidan visitar La Perla de Boyacá durante la época decembrina podrán disfrutar del Segundo Concurso Nacional de Villancicos por la Unión Familiar y la Paz.

A pocos kilómetros está Nobsa, que este año tiene como principal novedad la exhibición de tres pesebres: el tradicional, interactivo de los niños y el luminoso, además del Teatro Mágico.

A 82 kilómetros de Tunja se encuentra la Ciudad Luz de Colombia: el municipio de Corrales, que gracias a su privilegiado entorno físico simula un pesebre natural, donde enciende las luces de Navidad para llenar de regocijo y esperanza a propios y extraños.

Dentro de la ruta se encuentran Busbanza, el municipio más pequeño de Colombia; Floresta, pueblo de ancestro indígena y refugio de varias batallas de la Ruta Libertadora;  Santa Rosa de Viterbo celebra el festival de la cultura y la gastronomía; Cerinza, destaca sus innumerables recursos hídricos  y Belén.

Este último tiene como lema para su iluminación “Belén, una estrella que ilumina”, y ha preparado la construcción de un pesebre en movimiento, el cual se exhibirá en la plaza principal con 60 figuras representando los hechos históricos que hacen de Belén una tierra legendaria.

Venir a Boyacá en Navidad no sólo es dejarse extasiar por el colorido de las luces que adornan los 123 municipios, también es dejarse arrullar por el verde de sus paisajes y esmeraldas.

Temas relacionados

BoyacáTunja
Comparte: