5 Oct 2010 - 8:11 p. m.

Destinos para las vacaciones de octubre

Opciones de viaje durante la semana de receso estudiantil.

El Espectador

Desde el próximo lunes, todos los niños, adolescentes y jóvenes estudiantes se tomarán un descanso y para ellos la oferta de destinos en Colombia abunda en planes de playa, aventura y naturaleza.El país amplía cada vez más su mapa turístico y por eso es bueno mirar nuevos rumbos para cada gusto.

En Colombia, donde dos océanos facilitan  el turismo de playa, lugares como el departamento de La Guajira ganan un particular protagonismo pues su paisaje de mar, arena, carbón, sal y desierto se convierte en una mezcla casi única para disfrutar. El Cabo de La Vela, con playas de arenas rojizas y aguas verdes, es el principal atractivo marítimo al que pueden llegar los turistas, después de un recorrido guiado que permite descubrir el pueblo wayúu. Desde Riohacha, la capital, también se puede llegar hasta el parque Los Flamencos y las salinas de Manaure, dos escenarios en los que el agua no pierde su protagonismo.

En el departamento de Sucre están Tolú y Coveñas, dos municipios ubicados a pocos minutos de Sincelejo (la capital), donde un mar cálido, tranquilo y poco profundo de un color verde cristalino es su principal atractivo. Allí se va a descansar y a comer rico en la playas de San José y las conocidas como La Martha-Puerto Viejo, en Coveñas; mientras en Tolú, la Playa del Francés y las islas pertenecientes al archipiélago de San Bernardo del Viento son las preferidas. La Ciénaga de la Caimanera, por cuyo afluente se pueden realizar recorridos ecoturísticos, ofrece una vista que nadie se puede perder en este lugar.

Aunque siempre estarán en el plan de viajes de todos los colombianos que desean unas vacaciones en la playa, redescubrir Cartagena, Santa Marta y San Andrés nunca debe descartarse para unos días de descanso como la próxima semana de receso estudiantil. Las Islas del Rosario y Barú representan la mejor opción cerca a La Heroica para disfrutar del mar Caribe, que bordea la ciudad. En el archipiélago, cuyo principal atractivo es el mar de los siete azules, lugares como Jhonny Cay, el Acuario, Rocky Cay, San Luis y Sprat Bight son una muestra contundente de la belleza isleña. En la Perla del Caribe, las aguas del Rodadero, Playa Blanca, Taganga, Pozos Colorados, Playa Grande y Buritaca son espacios de la bahía perfectos para unos cuantos días de descanso.

Y para completar la oferta de playas en Colombia no se puede olvidar el Pacífico chocoano, donde se puede visitar Bahía Solano, Nuquí y Capurganá. Lugares diferentes, con encanto propio.

Un encuentro natural

Después de recorrer 8.000 kilómetros desde la Antártida, las ballenas jorobadas llegan a las costas del mar Pacífico en Colombia.

Y uno de los puntos estratégicos donde se pueden apreciar estos majestuosos mamíferos, que en edad adulta pueden llegar a medir 18 metros y a pesar 45 toneladas, es la isla Gorogona.

Desde el comedor del Parque Nacional Natural Gorgona, que opera Aviatur, en época de avistamiento de ballenas es posible observar a unos cuantos metros a estos huéspedes que visitan la isla cada año en la temporada de septiembre y octubre, dando a luz o alimentando a sus crías en medio de unas cálidas aguas cristalinas color azul turquesa. Aunque si el visitante desea más emoción, puede hacer un recorrido alrededor de Gorgona y ser testigo de una de las experiencias más bellas que nos da la naturaleza: escuchar el melodioso canto del macho conquistando a la hembra en época de apareamiento.

La arena de la playa es gris y está llena de diminutas piedras desde donde es posible observar un mar calmado y toda la extensa vegetación en medio del imponente océano.

Bucear será otra experiencia maravillosa en medio de los centenares de arrecifes, corales, delfines, tiburones y moluscos que podrá contemplar a tan sólo unos pocos centímetros de distancia, pero siempre de la mano de un instructor calificado que lo llevará a inmersiones según la experiencia del alumno.

Si es la primera vez que realiza la práctica, es obligatorio tomar antes un curso teórico y luego iniciar las primeras inmersiones a mar abierto, que para principantes no superan los 10 metros de profundidad.

El visitante también puede caminar por los senderos, desde donde se contempla la vegetación propia de bosque tropical, que alberga una amplia variedad de especies de flora y de reptiles, mamíferos y aves migratorias.

Visitar el Parque Tayrona es encontrarse a cada instante con el pasado arqueológicos con inigualable belleza de una región que se niega a perder sus raíces y autenticidad, donde además es posible encontrarse con una playa diferente a cada cinco minutos en medio de una esplendorosa vegetación de bosque. No importa si se encuentra en Arrecifes, cabo San Juan del Guía, Pueblito o Sendero Nueve Piedras, todos estos lugares ofrecen la transparencia de sus aguas cristalinas que invitan a la contemplación y descanso del espíritu.

Visitar los parques naturales es dejarse tentar por la imponencia y majestuosidad de la naturaleza a cada instante del recorrido.

Vacaciones con mucha adrenalina

Quienes gustan de vivir experiencias intensas y arriesgarse a disfrutar planes diferentes llenos de aventura y mucha naturaleza, lo pueden hacer en Cundinamarca y Santander, dos departamentos, que por sus variados paisajes llenos de variada flora y fauna, ofrecen los escenarios ideales para practicar deportes extremos. Lo único que se necesita es mucha energía y disposición para pasar unos días asombrosos.

Canopy, torrentismo, rafting y rappel son algunas de las actividades que se pueden realizar en San Gil (Santander) y Tobia (Cundinamarca), pero si prefiere estar más cerca de la ciudad puede practicar parapente en La Calera y Sopó, que están a tan sólo unos kilómetros de Bogotá.

Si decide viajar a Santander, puede encontrar planes desde un fin de semana que incluye dos noches de alojamiento en un hotel campestre en San Gil con piscina, rafting en el río Fonce con clases para principiantes, espeleología o exploración de una caverna, caminata a las cascadas de Juan Curi, descenso en roca desde una altura de 80 metros, guías que lo supervisarán en cada deporte, seguro de accidentes, equipos y transporte desde el hotel hasta el lugar de las actividades.

Los programas en Cundinamarca tienen salida de Bogotá hasta Tobia e incluyen una noche de hospedaje en un hotel rural, canopy, canyoning, cabalgata en los alrededores del pueblo, rafting, escalada, dos almuerzos, un desayuno. También hay otro plan con transporte Bogotá-Tobia-Bogotá, una noche de alojamiento, canopy, rappel, torrentismo, dos almuerzos a la carta y un desayuno.

Quienes estén interesados en practicar parapente en La Calera, pueden conseguir planes con transporte desde Bogotá hacia las montañas de este municipio, almuerzo y un paseo en donde podrá divisar parte de la capital y sobrevolará el embalse de San Rafael.

Sin duda estos destinos ofrecen a aquellos turistas arriesgados programas completos y divertidos que lograrán hacerlos pasar momentos de mucha euforia y adrenalina. Las vacaciones perfectas para vivir una aventura.

Temas relacionados

TurismoViajes
Comparte: