24 Mar 2021 - 6:25 p. m.

Guía de viaje: ¿Qué hacer en Crystal River, Florida?

En una región a la que le sobran destinos naturales, las actividades acuáticas, el avistamiento de fauna local y las experiencias gastronómicas crean una tranquila atmósfera de aventura, ideal después de meses de confinamiento.

Fácilmente la luz atraviesa las aguas del Estado del Sol. Al occidente de Florida, en aquella franja a la que algunos llaman Nature Coast, junto al golfo de México, un extenso cuerpo de aguas azules, transparentes y cálidas (la mayor parte del año), se pasea por ríos y bahías, mientras sirve de autopista para peces y mamíferos marinos.

A menos de dos horas (en automóvil) de Orlando se encuentra Crystal River, una pasiva ciudad estadounidense, en donde la tranquilidad de sus habitantes resalta junto a una variada oferta gastronómica y un diverso portafolio de actividades naturales, entre ellas caminatas, paseos en bicicleta, kayak y otros planes sobre y bajo el agua. Estos son los recomendados.

Más de Mundo Destinos: Guía de viaje: ¿Qué hacer en San Agustín, Florida?

Nadar con manatíes

Aunque las nubes retrasen los primeros rayos del sol, entre las cinco y las seis de la mañana, las aguas de Crystal River se mantienen a una temperatura agradable. Su calidez, casi ajena a las circunstancias mencionadas, genera un ambiente ideal para visitar al mamífero más importante de la zona: el manatí.

Se trata de una de las actividades más solicitadas por locales y turistas, por lo que es común encontrar lugares que ofrezcan este servicio, principalmente en el área de Three Sisters Springs. Los planes empiezan desde US$50 y, por lo general, incluyen el alquiler de un traje de buzo, traslado en bote y la asistencia de un guía.

Lea también: 3 “brunch” imperdibles en hoteles de Bogotá.

Los manatíes son también conocidos como vacas marinas. Algunos alcanzan hasta seis metros de extensión y pueden pesar hasta 500 kilos. Bajo el agua, y a pesar de sus dimensiones, son sorpresivamente ágiles, cuando así lo desean, aunque por lo general se mantienen apacibles en las profundidades, buscando la superficie para respirar cada 15 o 20 minutos.

Durante la actividad es común tener encuentros cercanos con estos animales. Algunas recomendaciones incluyen no tocarlos, perseguirlos y, por supuesto, no ingresar a las zonas restringidas, en donde algunas madres llevan a sus crías tras la llegada de los curiosos.

Kayak y surf de pala

Otros medios para descubrir la biodiversidad local son los recorridos en kayak y sobre tablas de surf (surf de pala o paddle surf, en inglés). Estas alternativas son ideales para aquellas personas que deseen observar la fauna local sin ingresar al agua, algo que ocurre en esta parte de Florida, pues los ríos con claros y la luz solar fácilmente exponen a sus habitantes.

Compañías como The Crystal River Kayak Company ofrecen recorridos guiados en kayaks y tablas de surf. Su duración oscila entre dos y tres horas, durante las cuales es posible avistar no solo manatíes, sino también aves locales, como las águilas pescadoras, caimanes, jabalíes y nutrias.

Puede interesarle: Colombia, el país con mayor recuperación en el sector turístico de la región.

Estas dos opciones ofrecen un mayor espacio por recorrer, sin embargo, vale la pena mencionarlo, exigen alguna habilidad física y puede generar cansancio, por eso es ideal hablar con los guías, expresar sus preferencias y, si es el caso, optar por un recorrido en bote de motor.

Comer, siempre una gran opción

La vasta extensión costera sirve de despensa para el estado de Florida. Gracias a esta “riqueza marítima”, las sugerencias gastronómicas no pueden estar alejadas de los frutos del mar que, en algunos restaurantes de la zona, son el lienzo sobre el que los cocineros locales exploran su creatividad en una pieza de la que el gusto, el olfato y la vista son espectadores de primera fila.

The Plantation of Crystal River alberga una de las cocinas más conocidas de la ciudad: West 82 Bar And Grill. El menú de este restaurante incluye clásicos norteamericanos, como enormes cortes de carnes cocinadas para resaltar su jugosidad (Cowboy Rib Eye, US$60) y pastas con ingredientes del mar, como camarones, vieiras y langosta (Plantation Seafood Pasta, US$28).

Otras alternativas para cenar pueden ser las que concentra el menú (entre US$18 y US$25 por plato) de Wallace’s at the Greenhouse, un reconocido restaurante que refresca su oferta casi semanalmente. Sin embargo, cuando el azar lo indica, es imperdible ordenar el pato a la naranja y acompañado con batatas. La combinación de sus texturas es tan amigable como el mismo Wallace que habitualmente les dedica unos minutos a sus clientes.

La joya de la corona, o por lo menos así lo identificó este autor, no solo en Crystal River, sino en todo el estado de Florida, es el Kie Lime Pie, un postre cuyo nombre no vale la pena traducir, debido a su autenticidad. A simple vista parece un pie o tarta tradicional, no obstante, probarlo en su estado natal recuerda por qué la gastronomía típica es algo que se debe experimentar en su origen. Sus texturas son únicas, con ligeras notas saladas que potencian la suave dulzura que concluye en el zumo de lima. Sin duda, un imperdible al visitar este estado.

Tenga en cuenta que en Crystal River las distancias pueden ser engañosas. Recorridos que en un mapa parecen cercanos, pueden ser trayectos de varios minutos e incluso horas. Al visitar este lugar, siempre cuente con un medio de transporte, bien sea un auto rentado, taxi o una bicicleta.

*Invitación de: Visit Florida.

Comparte: