30 Dec 2009 - 1:11 a. m.

Lisboa, ciudad de las playas

La capital de Portugal en un concurrido destino turístico.

Mariana Suárez Rueda / Enviada Especial, Portugal

Los paisajes portugueses conmueven a los viajeros en cualquier época del año. A pesar del intenso frío que se siente por estos días (la temperatura puede llegar hasta los 0ºC), conocer Lisboa y el resto de ciudades de este tradicional país, famoso por su gastronomía, resulta encantador. Lo primero que llama la atención al llegar a la capital es el verde de sus calles y los colores fuertes y llamativos de las edificaciones, que mezclan la tecnología del siglo XXI con la tradición de la Edad Media.

En verano sus playas se atiborran de turistas de distintas partes del mundo y en invierno son pocos los que se atreven a nadar en las heladas aguas del océano Atlántico; los valientes son aquellos que salen a navegar en velero los domingos por la mañana o a trotar todos los días antes de que amanezca o se ponga el sol.

Sus restaurantes, hoteles y centros comerciales permanecen llenos la mayor parte del año. Hay quienes viajan entusiasmados por peregrinar al Santuario de Fátima, otros lo hacen seducidos por el encanto de sus playas, del fútbol o de monumentos históricos como la Torre de Belén, la Catedral de Lisboa, el Monasterio de los Jerónimos, el Puente Vasco de Gama y el Castillo de San Jorge.

Como en todas las ciudades viejas, cada rincón de Lisboa guarda apasionantes y dolorosos recuerdos. El barrio de Belem, ubicado al oeste de la capital, permite a sus visitantes revivir la época de esplendor de Portugal, denominada la Era de los Descubrimientos. Y en la zona Baixa, a la que algunos se refieren como la vieja Lisboa, los edificios nuevos y modernos construidos recientemente invocan los terribles sucesos ocurridos durante el devastador terremoto de 1755.

También resulta atractivo recorrer las calles de Alfama, que recuerdan los tiempos en que los moros ocuparon la ciudad; el pintoresco y familiar Barrio Alto y los almacenes y centros comerciales del elegante distrito de Chiado. La mayoría de estos locales hacen atractivas promociones durante todo el año, aunque lo ideal para los aficionados a las compras, que quieran buscar la economía, es visitar los que se encuentran ubicados a las afueras de la ciudad.

En estas gigantescas bodegas se exhiben artículos para el hogar y ropa de exclusivas marcas y diseñadores de colecciones pasadas por precios irrisibles. En caso de que decida conocer estas bodegas aproveche para dar un paseo por los alrededores de Lisboa, en donde podrá deleitarse con espectaculares muestras de azulejos portugueses de distintas épocas en el Museo del Azulejo; recorrer los salones y jardines del Palacio Fronteira o conocer el Acueducto de Aguas Libres, que durante años abasteció a la ciudad.

Contrario a lo que podría pensarse, el idioma no es un problema para los turistas que visiten Lisboa. Aunque son muy pocos los habitantes que hablan inglés o español, su amabilidad con los extranjeros permite a quienes estén extraviados retomar su rumbo. Muchos turistas prefieren rentar un carro para conocer la ciudad, sin embargo, para quienes no quieran tener que conducir o preocuparse por el estacionamiento, hay varios medios de transporte a su disposición: el metro, el autobus, el tranvía y los elevadores, que son una especie de funiculares para subir las escarpadas y prolongadas pendientes de Lisboa.

En caso de escoger alguna de estas opciones lo recomendable es comprar un abono de viajes ilimitados durante todo un día o tarjetas de descuento que incluyen con el pasaje entradas a cerca de 26 museos y lugares de interés como la Lisboa Card o la Tarjeta Siete Colinas.

En los últimos años el número de turistas que viajan a la capital portuguesa ha aumentado significativamente. La gastronomía, la calidez de su gente, los maravillosos paisajes e imponentes construcciones hacen de Lisboa una ciudad mágica para visitar en cualquier época del año, con la pareja, acompañado por los hijos o completamente solo.

Temas relacionados

TurismoPortugal
Comparte: