25 Feb 2017 - 4:33 a. m.

Los símbolos de la fiesta currambera

El carnaval más famoso de Colombia es una muestra de la evolución histórica y cultural del Caribe. Nuevos personajes aparecen en cada edición en desfiles y comparsas, pero diez se quedan grabados en la memoria de los asistentes y han perdurado hasta convertirse en referentes de esta tradición.

Redacción especiales

El Congo

Es uno de los disfraces más viejos y su vestimenta es propia de una danza guerrera originaria del Congo, en África. Al igual que el disfraz del Africano, este personaje se conoce en Colombia gracias a los cabildos de los negros africanos que se celebraban en Cartagena.

Joselito Carnaval

Uno de los eventos más concurridos y “tristes” del Carnaval es la muerte de Joselito, un personaje que simboliza la alegría, el festín y el desorden de esta celebración. Luego de cuatro días de fiesta, el cuerpo de este ilustre barranquillero es velado y llorado por sus viudas en los principales barrios de la Arenosa. Cada año, Joselito resucita con un viejo dicho colombiano: “No estaba muerto, estaba de parranda”.

El Rey Momo

Es uno de los anfitriones del Carnaval de Barranquilla y cada año la organización elige a quien va a encarnarlo. Su función es fungir como el edecán de la reina y participar en los eventos oficiales. Generalmente son hombres reconocidos en la ciudad, como Enrique Salcedo, que fue rey en 1995. Esta figura alegra la festividad desde 1988.

María Moñitos

Este personaje fue creado por Emil Castellanos, quien lo interpretó durante 25 años hasta su fallecimiento en el año 2000. Hoy, María Moñitos continúa viviendo gracias a uno de los hijos de Emil, que en cada edición se encarga de representarlo.

La Loca

Hace parte del Carnaval desde 1989, cuando Ninfa Barros decidió personificarla con harapos, cara sucia, ojos salidos y una piedra amenazante en la mano con la que se ha robado el cariño de los barranquilleros. La Loca dejó de desfilar en el 2005, luego de que Ninfa le prometiera a Dios que renunciaría al disfraz si la biopsia de un lunar de su hijo resultaba negativa.

La Danza del Garabato

Representa la vida y la muerte como polos opuestos. Los hombres llevan un bombacho negro, camisa amarilla mangas largas, pechera y capa. Las mujeres visten faldas largas, blusas negras y adornos florales en la cabeza. Ha ganado 22 congos de oro, máximo premio del Carnaval, desde su primera aparición en las festividades de Barranquilla.

El Africano

Este disfraz es una representación viva de los antiguos ritos africanos que llegaron al Caribe a través de la esclavitud durante la Colonia. Su primera participación en el Carnaval data del 1971, cuando Germán Racedo Moreno decidió rendirle tributo a la madre África. El disfraz consiste en una falda con tiras, una lanza y un escudo en uno de los brazos.

La Marimonda

Si hay un personaje del Carnaval de Barranquilla que no necesita presentación es la Marimonda. Un símbolo del jolgorio y la mamadera de gallo que caracteriza a la ciudad durante los días de fiesta, y la representación del barranquillero burlón de pocos recursos. El disfraz de la Marimonda es un traje hecho de parches, saco, corbata y pantalón al revés, con una máscara de nariz larga y orejas grandes.

El Torito

Una máscara multicolor con forma de toro que inspiró la danza del torito que nació en 1878, por cuenta de un niño de 12 años llamado Elías Fontalvo Jiménez, quien decidió crear su propia comparsa con un grupo de amigos luego de que no lo dejaran participar en la danza del Toro Grande debido a su corta edad.

El Monocuco

Aunque hoy el Carnaval de Barranquilla es un espectáculo para todas las clases sociales, antes era visto como un evento sólo para las más populares. El disfraz del Monocuco nació para que la alta sociedad barranquillera disfrutara de las fiestas ocultando su identidad. Su origen no es claro y hay diversas versiones. Una de ellas señala que un nativo de San Bernardo del Viento (Bolívar) lo impuso en el Caribe a comienzos del siglo XX.

Comparte: