17 Sep 2014 - 3:42 a. m.

Recorrido histórico

La Ruta de los Comuneros, una oportunidad para conocer los lugares donde se gestaron las ideas independentistas.

Redacción Buen Viaje

En medio de montañas, caídas de agua, ríos, cañones y pueblos coloniales se dio, en 1781, la Revolución de los Comuneros. Un recorrido que nació para gestar las ideas independentistas de Colombia. Empezó en el municipio de Socorro, en el departamento de Santander, donde las casas adornadas por enormes piedras amarillas, las tradicionales iglesias, los museos y senderos contrastan con el tono cultural de la ciudad.

Los viajeros que quieran recordar esta gesta pueden seguir la ruta hacia el norte, en donde está San Gil, la Capital Turística de Santander gracias a los deportes extremos. A 20 minutos se encuentra Barichara, el pueblito más lindo de Colombia con la arquitectura mejor conservada del país. Algunos municipios aledaños son Aratoca, Pinchote, Barbosa, Pescadero y Moniquirá.

Después de atravesar Santander se desciende hacia el sur para llegar a Boyacá, punto de encuentro entre la Ruta Libertadora y la de los Comuneros. Tres municipios imperdibles son Arcabuco, Tunja y Ventaquemada. Este último reconocido por las famosas arepas, íconos de la gastronomía regional. Más adelante, luego de pasar por Villapinzón, Chocontá, Gachancipá y Tocancipá, se puede visitar la Catedral de Sal de Zipaquirá, primera maravilla de Colombia.

Una vez en Bogotá, ya para finalizar la Ruta de los Comuneros, hay que detenerse en la Plaza de Bolívar, donde fueron ejecutados los líderes de esta revolución.

 

Comparte: