14 Oct 2009 - 4:52 a. m.

Un paseo de lujo por Brasil

De los lugares mejor guardados por el país de la zamba para el turismo de lujo es el conjunto que forman las ciudades de Angra dos Reis y el estado de Santa Catarina, con su capital Florianópolis.

Sandra del Castillo / Brasil

La imagen es maravillosa: un total de 365 islas de todos los tamaños dispuestas sobre tranquilas aguas de tonalidades verdes azuladas y rodeadas de montañas cubiertas con esplendorosa vegetación. Así, con este bello espectáculo que ofrece Angra dos Reis, un exclusivo balneario localizado a 151 kilómetros de Río de Janeiro,  es que inicia uno de los viajes más atractivos por Brasil  .

Por eso no es extraño que las grandes personalidades del mundo, como el Presidente de la Fifa, la animadora infantil Xuxa, el afanado médico cirujano estético Ivo Pitanguy o el goleador de todos los tiempos, Pelé, hayan elegido este lujoso conjunto de islas para pasar los fines de semana en compañía de sus amigos y familiares en un derroche de lujo y comodidades dentro de un ambiente natural.

Por su magnifica naturaleza, Angra dos Reis es uno de los lugares más sofisticados y apetecidos por millones de turistas de todo el mundo que buscan alejarse de la rutina para disfrutar de unos días en contacto con la naturaleza, pero con las comodidades que ofrecen un centenar de resorts de lujo que están dispuestos a lo largo y ancho de la ciudad.

Portobello Resort & Safari, Resort Melia, Eco Resort de Angra o el Do Frade & Golf Resort son apenas algunos ejemplos de los refugios más famosos que ofrecen toda clase de actividades para pequeños y grandes.

Desde caminatas ecológicas, safaris, toures aéreos, marina, canchas de tenis y golf, playa privada, salón de juegos para niños, restaurantes de comida internacional, gimnasio, spa y cabalgatas para que los huéspedes no tengan que salir de sus instalaciones.

A hora y media de Angra se encuentra la ciudad de Florianópolis, capital del estado de Santa Catarina, ubicado en la región sur, una de las zonas más ricas de Brasil.

No en vano ocupa el cuarto lugar de Índice de Desarrollo Humano (IDH) entre todas las ciudades brasileñas y es la capital con mejor calidad de vida en todo el país. Combina a la perfección la conservación del medio ambiente con la de patrimonio histórico y mantiene elevadas tasas de escolaridad e ingresos.

Pero sin duda una de las principales características es la prodigiosa naturaleza que se refleja en sus magníficas montañas, playas, islas, restingas, dunas, manglares, lagunas y villas de pescadores.

La fuerte influencia de sus fundadores portugueses, alemanes, italianos, azorianos e ingleses se percibe en la arquitectura, culinaria, cultura y religión de la ciudad. Sin embargo, la principal actividad económica es la industria del turismo, que durante la temporada alta, entre los meses de diciembre y febrero, alcanza el millón de visitantes.

Escenarios de mar azul y arenas blancas le ceden lugar a grandes bosques de Mata Atlántica y araucarias, campos, cañones, valles y paisajes de increíble belleza, buena parte de ellos cerca de centros urbanos con una completa infraestructura hotelera y comercial que le permite albergar un gran número de visitantes cada año.

Una vez en Florianópolis se puede observar en los alrededores de la Plaza XV muestras de la arquitectura de los siglos XVIII y XIX, como el Palacio Cruz e Sousa, el Teatro Alvaro de Carvalho, la Casa da Alfandega, la Aduana y el mercado público. Otras opciones son el recorrido por el mirador del puente Hercílio Luz y la Avenida Beira-Mar Norte desde donde se puede divisar toda la ciudad.

Justamente uno de los resort más famosos, ubicado en uno de los bellos paisajes de Santa Catarina, es el Plaza Itapema Resort & Spa, un complejo turístico que dispone de una completa infraestructura para el ocio. Frente a una playa de 800 metros de extensión y rodeado por una inmensa naturaleza exuberante, acaba de imponer un nuevo concepto de tratamiento de belleza que asocia salud, buenos hábitos alimenticios y acondicionamiento físico con la utilización del agua y del clima marino con fines terapéuticos.

Y por último, el Costão do Santinho Resort & Spa es considerado uno de los mejores resorts de la región del sur del país, al ser por cuatro veces consecutivas elegido como el mejor  de playa de Brasil por la revista Viajes y Turismo. Su arquitectura se extiende a lo largo de 1.000 metros cuadrados, 90  son construidos y los restantes 910 son destinados a la conservación de la vegetación.


Santa Catarina, tierra de aventuras

Playas, islas, montañas, bosques, ríos, lagunas y cascadas componen un conjunto diverso de paisajes bendecidos por la naturaleza que proporcionan excelentes condiciones para actividades de aventura y ecoturismo todo el año.

El estado también se destaca por el mosaico armónico de culturas, resultado de las diversas corrientes migratorias. Esa combinación de ingredientes peculiares garantiza expediciones inolvidables.

Para los amantes del buceo y los deportes náuticos, Santa Catarina cuenta con más de 500 kilómetros de costa y aproximadamente 500 diferentes playas para todos los gustos. Las hay desde desiertas hasta accesibles a pie o en barco, con tranquilas villas de pescadores y balnearios repletos de turistas que buscan diversión y entretenimiento. Las bahías y ensenadas son calmadas y de aguas claras, una invitación a practicar vela, paseos en barco y aventuras submarinas. El mejor lugar para la práctica del buceo se encuentra hacia el sur del país en la Reserva Biológica Marina de Arvoredo, cerca de Florianópolis.

Además, para los interesados en practicar surf, vela, kitesurf o windsurf, Santa Catarian es el destino ideal. Playas con olas perfectas hacen que la costa catarinense sea el paraíso de los surfistas. Desde Passo de Torres, en el extremos sur, hasta Itapoá, al norte, la costa presenta cerca de 130 playas con condiciones aptas para la práctica del deporte.

No es casualidad que la cultura del surf sea tan fuerte en este estado y llegue incluso a influir en el estilo de vida de las ciudades costeras e impulse el turismo joven. De ahí que varios surfistas catarinenses integren la élite del surf mundial.

El estado también ofrece desde escenarios encantadores y diversidad de paisajes que permiten la exploración de lugares casi vírgenes hasta senderismo en caminos señalizados, cerca del confort de los grandes resorts que predominan en esta área.

Playas, costas rocosas, lagunas, dunas, cascadas y cerros cubiertos por Mata Atlántica componen un escenario bellísimo para practicar caminatas y otras aventuras como rapel, rafting y canyoning en Florianópolis y sus alrededores.

La capital de Santa Catarina posee 46% de su territorio definido como área de preservación permanente. Por eso existen diversos itinerarios con posibilidades para todos los niveles de preparación física, experiencias y disponibilidad de tiempo, incluso con campamentos que duran tres días.

Parque Nacional de Iguazú

Creado en 1939, posee 185.262 hectáreas y tiene una riquísima biodiversidad, constituida principalmente por especies representativas de fauna y flora brasileñas, de las cuales muchas están en peligro de extinción.

El recorrido de la excursión comienza en la administración del parque a bordo de un bus. Durante este viaje se brindan explicaciones acerca del ecosistema, la primera parada permite acceder a la excursión Safari Macuco, ubicado sobre el kilómetro 25 de la ruta de las cataratas, donde se puede realizar un recorrido en camionetas abiertas que permiten una vista general del escenario natural para observar las orquídeas, palmitos, bromelias y árboles centenarios, además de animales silvestres que de vez en cuando atraviesan la senda.

El bus continúa hasta el sendero de las cataratas para tener pleno contacto con la naturaleza y las vistas más impactantes de las 275 caídas de agua. Durante un recorrido de 1,2 kilómetros a través de escaleras, los visitantes disponen de diversos miradores desde donde pueden observar diferentes saltos hasta llegar al principal: la Garganta del Diablo, de 80 metros de altura.

Temas relacionados

BrasilTurismo
Comparte: