Catalina Alba, una chef en la era de internet

Fue publicista hasta que, gracias a su blog de cocina, descubrió que quería dedicarse a la gastronomía. Su éxito en redes sociales la llevó a la televisión y a escribir su propio libro de recetas.

Catalina Alba ha trabajado en Discovery H&H y Canal Tr3ce. / Gustavo Torrijos
Catalina Alba ha trabajado en Discovery H&H y Canal Tr3ce. / Gustavo Torrijos

¿Desde cuándo le interesa la cocina?

Siempre me gustó. Mi mamá tenía un negocio pequeño de catering, cocinaba cosas por encargo y sabía muchas cosas que me enseñó. Antes estaba dedicada a la publicidad, pero en 2009 me dio por abrir un blog de cocina para compartir lo que preparaba.

¿Cómo llegó la idea de hacer el blog?

Era algo que hacía como hobby, pero empezó a crecer mucho porque hacía transmisiones en vivo para enseñarle a la gente a cocinar. Eso llamó la atención y me empezaron a contactar marcas para que creara contenidos y fuera su embajadora. Después de un tiempo decidí renunciar y hacer la carrera en cocina y pastelería.

¿Por qué dejó la publicidad?

Me di cuenta de que dedicarme al blog me hacía mucho más feliz que el día a día de la publicidad. La parte creativa de mi trabajo me gusta mucho, pero llegó un momento en que mi hobby empezó a superar mi profesión porque me hacía mucho más feliz.

¿Cuál ha sido el papel de las redes sociales en su carrera?

Las redes sociales siempre me llamaron la atención. Me parecían la herramienta perfecta para dar a conocer algo. Justo cuando mi blog nació llegó Twitter a Colombia y vi que era perfecto para lograr que la gente llegara a mi página. Las redes sociales han sido vitales para recibir retroalimentación y también para crear el contenido con aportes o inquietudes.

¿Cómo fue su primera experiencia en la cocina?

Me acuerdo de que en Los Monos, que era una revista para niños que hacía El Espectador, había una parte dedicada a recetas para niños, y allí apareció una de zanahorias belgas, una receta muy sencilla con mantequilla, azúcar y un poquito de perejil. Una tía me ayudó a hacerla. En ese momento me di cuenta de que la cocina te daba el poder de transformar las cosas, y me encantó.

¿Por qué terminó trabajando en Discovery?

Me contactaron para que les ayudara a difundir en mis redes sociales una franja de cocina que iban a lanzar. Después me dijeron que estaban haciendo castings para Rápido y sabroso y preguntaron si quería mandar unos videos. A la semana recibí un correo diciendo que había sido la elegida.

¿Cómo fue esa experiencia en televisión?

Antes había hecho una sección de cocina para un noticiero y algunos videos para internet, pero trabajar con Discovery fue muy distinto. Grabábamos en México y teníamos un equipo muy profesional. Además, poder verme en un canal que es uno de mis favoritos y que llega a toda Latinoamérica fue una gran experiencia.

¿Por qué nacieron sus cursos de internet?

En todo hay buenas y malas épocas. Estaba corta de recursos y vi que la gente siempre llevaba lo mismo para el almuerzo en la oficina. Se me ocurrió usar internet para hacer clases en las que preparábamos dos menús y ellos quedaban con sus portacomidas listos para el día siguiente.

¿Qué hay que hacer para dejar la monotonía en la cocina?

Hay que abrir un poquito la mente y no casarse con nada. Es importante darles una oportunidad a los ingredientes y ensayar cosas en la cocina. Si te gusta algo que comiste en un restaurante, por qué no tratar de buscar la receta y hacerlo en la casa. Eso va despertando la curiosidad y una cosa va a llevar a la otra.

¿Cómo cree que ha cambiado la cocina en los últimos años?

El consumidor está buscando cosas nuevas. La rumba ya no es el único plan, porque salir a comer se ha vuelto muy atractivo. Por eso es muy interesante abrir restaurantes, aunque a veces siento que en ocasiones la gente se preocupa más por cómo se ven las cosas que por lo que están ofreciendo realmente.

¿Para quién está hecho su libro “No le tengas miedo a la cocina”?

Está pensado para gente a la que le gusta la cocina pero que no sabe cómo arrancar. Parte de que en la cocina nada es obvio y funciona como un juego. Son treinta retos que empiezan en cosas muy básicas y van subiendo de nivel poco a poco. La gente comparte su avance en las redes sociales y eso ha sido muy chévere.

¿En qué está trabajando en este momento?

Fui nombrada embajadora de un programa que se llama Sabor U.S.A. Es una campaña de la embajada estadounidense para difundir la gastronomía y los productos agrícolas de ese país. Gracias a ese trabajo pude darme cuenta de que es una gastronomía en la que están buscando volver a las raíces y trabajar con ingredientes más frescos, de la granja a la mesa.

Temas relacionados

 

últimas noticias