Por: Catalina Ruiz-Navarro

Una lideresa en mi lugar

Por María Carvajal

Soy María Carvajal, líder social e hija del Catatumbo, tierra de hombres y mujeres que luchamos por la defensa de los recursos naturales, el territorio y los derechos humanos. Soy sobreviviente de la masacre paramilitar de 1999, vocera de la mesa del Plan de Desarrollo y Paz del Catatumbo, desplazada desde 1999. Una amenaza en el territorio es la explotación de carbón a cielo abierto. Tenemos una riqueza natural: el Parque Nacional Catatumbo Barí, el río de Oro, el río Catatumbo, que nos dan agua a los habitantes que vivimos en esos territorios. Las montañas, la fauna, la flora, el fenómeno natural, el relámpago del Catatumbo que nos da oxígeno. Toda la riqueza natural de nuestros ecosistemas que nos ayudan a respirar el aire puro de este hermoso Catatumbo. Desde el 2005 se creó la Asociación Campesina del Catatumbo, donde nos reunimos para emprender nuevamente la lucha después de la arremetida paramilitar, y hasta la fecha hemos logrado muchas cosas importantes, entre ellas que el campesino se empodere de los espacios y no le dé miedo denunciar, decir la verdad, poner la frente en alto ante los obstáculos, decirles al país y al Gobierno que somos campesinos, defensores de derechos humanos, defendemos al Catatumbo con orgullo. 

Hemos logrado muchas cosas, entre ellas las siguientes: reconstruir el tejido social en el Catatumbo, hacernos sentir, que nos respeten como campesinos y como sujetos de derechos. Hicimos un plan de desarrollo financiado por el Gobierno para la construcción de la zona de reserva campesina, que hoy en día la tenemos, de hecho. En el paro del 2013 se creó la Mesa de Interlocución y Acuerdo (MIA) Catatumbo, en la cual discutimos los acuerdos que se lograron en el paro; en algunos se ha avanzado, en otros no, pero existe esta mesa que es un logro de la lucha campesina y el costo de los cuatro mártires y los 200 heridos que quedaron de ese paro. La mesa local del Parque Nacional Catatumbo Barí hace parte de la mesa de la Cumbre Agraria, la mesa consultiva dada por la Corte Constitucional por medio de la sentencia T-052, donde se dialoga con los campesinos indígenas del Catatumbo para lograr acuerdos y fortalecernos las dos partes. Conseguimos la ampliación del resguardo y la creación de la zona de reserva campesina. También se construyó la constituyente popular con los diez mandatos campesinos, la cual enviamos a la mesa de diálogo que existió en La Habana, en la participación del proceso de paz.

Los riesgos que tenemos y que implican a los líderes son señalamientos, amenazas, persecuciones, estigmatizaciones y atentados. Ser mujer y líder implica mi seguridad, desplazamiento, separación de mi familia, estar de un lugar a otro y desempleada. Ser mujer implica ser mamá y papá, sobrevivir y resolver el sustento de los hijos. Siempre ha sido muy duro separarme de los hijos y de los seres queridos con el objeto de tenerlos a salvo y no exponerlos a los riesgos que estamos expuestos.

Queremos pedirle al Gobierno que nos tenga en cuenta, que somos campesinos que amamos el territorio y lo defendemos. Que amamos la vida, por eso somos defensores de derechos humanos. Pedirle al Gobierno que cumpla con los acuerdos obtenidos en las mesas de diálogo y que no se queden solo en el papel, porque eso es lo que nos pone en riesgo. Que nos tenga en cuenta para tomar medidas efectivas de protección de nuestros líderes y de nuestras vidas. También pedirle al Gobierno el cumplimiento del Acuerdo de Paz. Porque los campesinos del Catatumbo queremos un nuevo Catatumbo y tenemos la esperanza de que con el proceso de paz cambiemos la estigmatización que ha habido a lo largo de muchos años, pero es con inversión social y cumplimiento que lo podemos lograr. Y por último, exigirle al Gobierno que no queremos ni un líder más asesinado en el Catatumbo ni en el resto del país. Queremos ser campesinos que tengamos la oportunidad de vivir la vida y morir de una muerte natural. No queremos más asesinatos de nuestros líderes, de nuestros campesinos.

#UnLíderEnMiLugar.

862164

2019-05-23T00:30:53-05:00

column

2019-05-23T00:45:01-05:00

jrincon_1275

none

Una lideresa en mi lugar

24

4191

4215

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Catalina Ruiz-Navarro

Juventud, divina bancarrota

Ecuador en crisis

¡Que el Esmad no nos quite las calles!

Arroz Gracias, pero no, gracias

¿Vamos a dejar de ser racistas?