¿Hacia dónde debe ir una banca digital en Colombia?

Noticias destacadas de Economía

Hay retos importantes en la transformación tecnológica del sector financiero en temas regulatorios, de manejo de datos y de entender las necesidades de los usuarios. Este último punto es vital, pues el éxito de esta evolución depende de poner a las personas en el centro de la discusión.

Nequi nació en el centro de innovación de Bancolombia en 2016 como parte de esta respuesta y con el propósito de mejorar la relación de las personas con la plata, empoderándolas para que logren lo que quieren con ella.

Abrir este camino de soluciones digitales ha implicado varios retos. El primero ha sido construir un producto que realmente esté hecho a la medida de los usuarios y evolucione constantemente. En nuestro caso, partimos de un proceso de investigación en el que identificamos las necesidades o dolores de las personas y lo que esperan de un banco para solventarlas.

Desde entonces, hemos desarrollado todos nuestros productos desde el diálogo con los usuarios. Así comenzamos con un producto para organizar, enviar y pedir plata. Ahora, hemos fortalecido nuestro portafolio con préstamos, El Armario, nuestro marketplace donde ofrecemos diferentes servicios, y muchas más cosas por venir.

Creemos que hacia el futuro, la banca será cada vez más personalizable, lo cual nos deja una lección muy importante: lo digital nos permite diferenciar más.

El segundo reto es desarrollar y mantener un lenguaje hecho a la medida de esos nuevos usuarios.

Antes de la aparición de las soluciones digitales, las personas que querían comenzar una vida financiera tenían que aprender el lenguaje de los bancos: intereses compuestos, consignaciones, CDT y transferencias eran palabras que hacían parte de un glosario hecho desde y para el mundo financiero, que alejaba a muchos de las entidades bancarias. Entendimos la importancia del lenguaje, la imagen y la sencillez en la era de las redes sociales y los teléfonos inteligentes, y convirtió una debilidad del sistema bancario en su principal fortaleza. Por eso, en Nequi, no se habla de dinero sino de plata, y cada movimiento tiene un nombre tan sencillo como aquel con el que se conoce en la calle.

El tercer reto que afrontamos está relacionado con la ciberseguridad y la confianza. Hacer una versión totalmente digital de la banca implica un cambio cultural complejo: sensibilizar a las personas para que confíen en la tecnología y no sientan la necesidad de apegarse a hábitos tradicionales.

Queremos convertirnos en un banco que está presente en todos los momentos en los que la gente maneja su plata. Con cuatro años en el mercado y cerca de dos millones de usuarios, creemos que hay tres temas que le darán forma al mundo bancario en la década que acaba de empezar.

-El manejo de la información. En Nequi los datos son nuestro camino principal para la acción. Nos permiten reconocer características y consolidar hábitos determinados en ciertos usuarios. Así podemos brindarles nuevas herramientas que les puedan ayudar a tener una mejor relación con la plata. Creemos que esta ruta permitirá una transformación real de la banca, para lograr diferenciación, diversificación y personalización.

-La necesidad de ser cotidianos. Cuando salimos al mercado, Nequi era el único neobanco del país. Cuatro años después, existen ya varias ofertas de productos digitales. Y es muy importante tener en cuenta que ahora ser digital no es lo único para ser innovador. Creemos que no se trata solo de estar en los celulares: hay que ir más allá. Debemos ser cotidianos y ofrecer lo que el usuario necesita, en el momento en el que lo necesita. Queremos lograr una relación cercana con las personas, como la que tiene una aplicación de entretenimiento o una red social.

-Desarrollo del ecosistema. La transformación digital de la banca, de cara a los próximos años, dependerá del desarrollo del ecosistema en el que nos desenvolvemos. En esto hay varios puntos a tratar: la ciberseguridad y las herramientas para mejorar la protección de la identidad y de los datos personales; la infraestructura y el mayor acceso a internet, que permitirá una mayor interacción de la gente con este tipo de soluciones digitales; la legislación, que debe avanzar al ritmo de la tecnología para regular estas nuevas dinámicas financieras en el país, y especialmente para que se mantengan en el sector financiero las mismas condiciones de competencia de los sectores que prestan servicios similares.

Lo que esperamos desde Nequi, es que todas estas transformaciones permitan que las personas sean el centro de cualquier proceso relacionado con la banca: que sean los usuarios los que sigan retando a las organizaciones para que estas se reinventen y se esfuercen por ofrecer más bienestar.

*CEO de Nequi.

Comparte en redes:

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.