Venezuela propone en ONU globalización del modelo bolivariano

El vecino país sugiere la sustitución del neoliberalismo a cambio de la justicia y equidad, plasmada en la revolución bolivariana.

Venezuela propuso el martes en Naciones Unidas la sustitución del neoliberalismo por "una globalización de la justicia y la equidad" representada por el modelo impulsado por la "revolución bolivariana".

El proceso político que encabeza el presidente Hugo Chávez promueve "un modelo de desarrollo alternativo de carácter humanista, y realiza profundas transformaciones de carácter estructural, en favor de los excluidos", aseguró el embajador de Venezuela ante la ONU, Jorge Valero.

En su intervención en la segunda jornada de la cumbre convocada por la ONU para revisar los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) , el diplomático señaló que Venezuela ha cumplido con la mayoría de las metas que se propuso hace 10 años la comunidad internacional.

"Frente a la globalización neoliberal proponemos la globalización de la justicia y la equidad. Ante el saqueo y el vasallaje de países proponemos el comercio justo, en un mundo en el cual todos ganemos, a través de la cooperación solidaria", indicó Valero.

El embajador resaltó que su país ha optado por "la vía venezolana al socialismo, para crear una sociedad donde reinen la justicia, la igualdad y la solidaridad, con plena vigencia de los derechos humanos y las libertades democráticas".

Explicó que los índices de pobreza en su país descendieron del 49% en 1998, al 24,2% a finales de 2009, mientras que los de la pobreza extrema cayeron del 29,8% en 2003, al 7,2% en 2009.

Valero aseguró que el Estado venezolano ha destinado el 60% de los ingresos fiscales percibidos entre 1999 y 2009 a la inversión social.

Estas políticas han permitido eliminar el analfabetismo, garantizar el acceso al agua potable y avanzar en la universalización de la educación y la atención sanitaria, apuntó.

"Las políticas del Estado se han convertido en instrumentos para apalancar el desarrollo autónomo e independiente, sin la tiranía del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional", insistió.

Para Valero, el balance es "desalentador" diez años después de la cumbre donde se aprobaron los ODM y el cumplimiento de estos metas está "seriamente amenazado".

"El totalitarismo del mercado impide el ejercicio de los derechos humanos y el derecho al desarrollo", consideró el embajador venezolano, para el que el sistema financiero es "una economía de casino".

En su opinión, la reducción de la inversión social ha mermado la capacidad de los Estados para garantizar los derechos económicos, sociales y culturales.

"Ni siquiera se escapan de los efectos perversos de la crisis capitalista los sectores más vulnerables de los países desarrollados", apuntó.

En una posterior conferencia de prensa en la sede de Naciones Unidas, Valero aseguró que las elecciones parlamentarias del próximo 26 de septiembre en su país "cambiarán la historia de Venezuela".

Asimismo, aseguró que en las urnas se decidirá si los venezolanos quieren mantener su soberanía o regresar al "vasallaje".

El embajador reiteró que el Gobierno acatará los resultados de las elecciones y espera que la oposición haga lo mismo si le son desfavorables.