Así fue la posesión simbólica en la Sierra Nevada de Santa Marta