Por un millón de dólares, aseguró su cabellera