Nelsón Ramos, de regreso a casa