La molestia del Procurador con el modernismo de los celulares