Juanes, con las comunas