Un lavadero asaltado en Bogotá