Arroyos siguen afectando a los habitantes de Barranquilla