Bogotá no le cumplió a la naturaleza en Domingo de Ramos