EE.UU., cada vez más cerca de Cuba