El campeón mantiene su invicto